Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

Invocar el nombre de Jesus

Invocar el nombre de Jesús

2 Samuel 22:4 “Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado, Y seré salvo de mis enemigos.” Salmos 18:3 “Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado, Y seré salvo de mis enemigos.” Joel 2:32 “Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho Jehová, y entre el remanente al cual él habrá llamado.” Hechos 2:21 “Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.” Romanos 10:13 “porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.”

¿Qué es invocar? La palabra significa: Llamar o dirigirse a un ser superior: como invocar un Espíritu. También es Acogerse a una ley o costumbre, exponerla, alegarla: como invocar el derecho de asilo. También Mencionar algo o a alguien que nos favorezca. Se trata, pues, de llamar a alguien y en este caso llamar a Jesús, quien tiene autoridad en la tierra y en el cielo y que está a favor nuestro siempre defendiéndonos de las acusaciones del diablo.

Como hemos visto, aquí podemos confirmar que Jehová en el Antiguo Testamento es Jesús en el Nuevo Testamento. ¿Por qué invocar a Jesús? La misma Biblia nos da las respuestas y dice en  Hechos 4:12 “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” Y no es tan fácil, pero nuestra insistencia obtendrá frutos, Mateo 10:22 “Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.”

Antiguamente, los cristianos invocaban el nombre de Jesús. Sus enemigos, como  el fariseo  Saulo de Tarso, que les perseguía para encarcelarles y darles muerte, buscaban a todo aquel que invocaba su nombre, esa era la señal de identificación de los cristianos. Hechos 9:21 “Y todos los que le oían estaban atónitos, y decían: ¿No es éste el que asolaba en Jerusalén a los que invocaban este nombre, y a eso vino acá, para llevarlos presos ante los principales sacerdotes?”

Hoy en día,  solo los cristianos genuinos invocan el nombre del Señor, muchos que se autodenominan cristianos, no lo invocan porque no le conocen, aunque ellos digan que le conocen pero los hechos son los que hablan, si no lo invocan es porque no le conocen y no pueden llamar a alguien que es desconocido.

Ya vimos que cosa es invocar, y el principal objetivo de la invocación es la salvación, no estamos hablando de ser salvos de la condenación eterna sino ser salvos de los enemigos, ya lo hemos citado arriba en  Salmos 18:3 “Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado, Y seré salvo de mis enemigos.” Invocar a Jesús es con el objeto de que él nos proteja y controle una situación desventajosa en contra nuestra y sea él quien nos salve de los enemigos, estos enemigos pueden ser humanos o acontecimientos naturales como inundaciones, incendios, catástrofes, etc. Lo importante es que seamos salvos del peligro que nos acecha. Cuando oramos al Padre y le decimos, venga a nosotros tu reino y no nos dejes caer en la tentación, más líbranos del mal, eso es algo que tiene que ver con el invocar su nombre. Cuando le invocamos, estamos logrando dos cosas, primero somos llevados al Espíritu y segundo obtenemos su respuesta haciendo que los espíritus malignos se enfrenten con él (Jesús) y no nosotros, es como haría un niño que se siente agredido, el llama a su papá y su papá viene en auxilio de inmediato, en el caso de Jesús, siendo Espíritu, su Espíritu se apersona de inmediato a nosotros y nos salva de cualquier agresión o amenaza. Y no es que subamos al cielo donde mora Dios sino que el cielo desciende donde nosotros estamos, esto es lo que significa la prédica de Jesús cuando dice: Mateo 4:17 “Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.” En otras palabras Jesús está diciendo, salgan de su cuerpo carnal y vengan al Espíritu, aquí estarán salvos de cualquier situación maligna, no es que subamos al cielo pero si es que el cielo baja a  nosotros, y lo que oramos cuando decimos “no nos dejes caer en la tentación” se refiere a que estando arriba en el Espíritu no queremos descender a la carne. Son términos eminentemente espirituales.

Jesús mora en nuestro cuerpo como el Espíritu Santo, eso nos convierte en templo del Espíritu Santo, y si le invocamos, el espíritu maligno que nos está amenazando es alejado de inmediato. La invocación nos eleva espiritualmente a las moradas espirituales o celestiales donde Cristo mora, no le vemos pero somos elevados, no le sentimos pero somos protegidos, ya lo dice su palabra en Lucas 4:18 “El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos;”

El invocar a Jesús significa que le reconocemos como nuestro salvador, si buscamos ayuda por otro lado y no a Jesús, no somos hijos de Dios, porque para eso Dios ha enviado a su Hijo para darnos protección y auxilio. Salmos 46:1” Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.”  Jesús hace un reporte a Juan el Bautista y dice: Lucas 7:22 “Y respondiendo Jesús, les dijo: Id, haced saber a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio;”

Cuando usted se encuentre en una tribulación, no se preocupe, invoque el nombre de Jesús y será salvo, su palabra es fiel y se cumple, Romanos 10:13 “porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.” Hágalo, no dude, Jesús es nuestro salvador personal, invoque su nombre en todo momento, no haga nada sin invocarle, Pablo nos aconseja y dice: Colosenses 3:17 “Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.” No olvidéis que es un nombre con poder, Dios le otorgó a Jesús ese poder tanto en el cielo como en la tierra, 1 Corintios 15:24 “Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia.”

Todo ha sido puesto bajo los pies de Jesús, de modo que nada podrá ser mayor que él, ni el pecado ni la muerte podrán superar el poder de Cristo. El apóstol hace mofa de ambos diciendo: 1 Corintios 15:55 “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?” porque Jesús ya lo ha declarado, Juan 11:25 “Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.” Ese es el poder de Cristo, ni la muerte ni la vida están por encima de él, el apóstol lo expresa diciendo: Romanos 14:8 “Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.” Efesios 1:22“y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia,” Hebreos 2:8 “Todo lo sujetaste bajo sus pies. m Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él; pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas.”

Invocando el nombre del Señor, logramos ser salvos de nuestros enemigos. no temáis y acudid a él. Buscadle y le hallaras, Mateo 7:7-9 “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra?”

Recuerden que ser salvo no significa la salvación eterna, sino ser salvo de los enemigos, es la presencia del Espíritu Santo quien nos cubre y aleja todo poder maligno que nos aseche. Ser salvo, pues, es estar libre del peligro, del mal, “líbranos del mal” decimos a diario en nuestra oración,

La salvación se produce a nuestro cuerpo que es amenazado o atacado, pero solo se logra si nos tornamos al Espíritu, el apóstol nos habla de ello con estas palabras: Romanos 8:9 “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” Lo básico pues, es lograr obtener el Espíritu de Jesucristo y eso solo por la via del evangelio, pues sus palabras son el Espíritu y la vida: Juan 6:63 “El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.” Las palabras de Cristo están contenidas en el evangelio, mismo que puede leerse en Mateo, Marcos, Lucas y Juan, no hay otro. Efesios 1:13 “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,”

No pierdan su tiempo en ritos religiosos, solamente crean en las palabras de Jesús y serán salvos en todo momento, Hechos 16:31 “Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.” Juan 3:18 “El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” Creer en Jesucristo no es creer que existe o existió, sino creer en sus palabras, Juan 12:48 “El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.” 1 Corintios 1:18 “Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.”1 Corintios 1:24 “mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.”

Por Víctor Manuel Castro Chinchilla

junio 2, 2011 - Posted by | Cristo, Estudios, Fe, iglesia, Jesús

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: