Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

La Redención

La redención

 

La palabra redimir viene de la raiz latina redimĕre y significa

1. Rescatar o sacar de esclavitud al cautivo mediante precio.

2. Comprar de nuevo algo que se había vendido, poseído o tenido por alguna razón o título.

3. Dicho de quien cancela su derecho o de quien consigue la liberación: Dejar libre algo hipotecado, empeñado o sujeto a otro gravamen.

4. Librar de una obligación o extinguirla.

5. Poner término a algún vejamen, dolor, penuria u otra adversidad o molestia.

Según el texto bíblico, nosotros fuimos redimidos o sea rescatados de las manos del diablo, por Jesucristo el Hijo de Dios. En el libro de 1 Corintios 12:2 se nos recuerda: “Sabéis que cuando erais gentiles, se os extraviaba llevándoos, como se os llevaba, a los ídolos mudos. “ antes de conocer a nuestro Dios, al Dios vivo, el Dios que mora en nuestros corazones, salíamos a buscar dioses muertos, hechos por las manos de los hombres, de madera, piedra o metal y creíamos sinceramente que esas estatuas o imágenes eran Dios, ahora que Cristo nos ha redimido, sabemos que los dioses muertos nada tienen que ver con nuestro Dios vivo que vive y reina en nuestros corazones.

Por la gracia de Dios y por la sangre derramada en la cruz por Jesucristo es que fuimos redimidos. Romanos 3:24 “siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,” Efesios. 1:7 “en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia.” Gá. 3:13 “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero”; Gá 4:5 “para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos” 1 Jn. 1:7 “pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. “ 1 P. 1:18-19 “sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata,  sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación,“; Tit. 2:14 “quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.”

La redención fue originalmente puesta por Dios por medio de Moisés en la Ley y podemos leerla en Levítico 25:25Cuando tu hermano empobreciere, y vendiere algo de su posesión, entonces su pariente más próximo vendrá y rescatará lo que su hermano hubiere vendido.”y este es el caso de Jesús como nuestro pariente mas cercano, ha procedido a rescatar lo que se había perdido. Todos los hombres hemos caído desde Adán en pecado y por lo tanto necesitamos ser rescatados y nuestro pariente mas cercano, Cristo vino a rescatarnos, por eso somos suyos, porque él pagó con su sangre el precio del rescate.

Redimir es volver a comprar a cierto precio, 1 Co. 6:20Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” 1 Corintios 6:19¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? “   Nosotros fuimos escogidos y predestinados por Dios, y originalmente pertenecíamos a Dios, pero caímos y nos perdimos a causa del pecado; por esta razón, necesitamos ser redimidos. Efesios 1:4-7 “ según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,  para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado,  en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,”

 

El hombre originalmente era posesión de Dios, pero después cayó, hundiéndose en los pecados y en muchas cosas que eran contrarias a la justicia, la santidad y la gloria de Dios, por lo cual quedó sujeto a la exigencia de Dios.  La redención resuelve el problema de nuestros pecados al cumplir los requisitos de Dios. Romanos. 3:23-24 “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,  siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,“   Romanos 8:4 “para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.”  El precio sobre nosotros de los requisitos de la justicia, santidad y gloria de Dios eran tan grandes que nos era imposible cumplirlos.  Puesto que éramos incapaces de pagar el precio, Dios lo pagó por nosotros por medio de la muerte de Cristo en la cruz, redimiéndonos a un gran precio,1 P 1:18-19 “ sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata,  sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, “ por eso Cristo  murió en la cruz para redimirnos; Su sangre obtuvo redención eterna por nosotros. Gá. 3:13 “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero”; Tit. 2:14Tito 2:14  “quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.” He. 9:12 “y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.”; 1 P. 2:24 “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados. 3:18. “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu.”

La justificación es la acción divina mediante la cual Dios aprueba a las personas según Su norma de justicia; Dios hace esto basándose en la redención de Cristo. Ro. 3:24 ““siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,”  Debido a que Cristo pagó el precio por nuestros pecados y a que Su redención satisfizo todos los requisitos que estaban sobre nosotros, Dios, por ser justo, está obligado a justificarnos gratuitamente.  Efesios 1:6-7 “ para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, “  Col 1:13-14 “el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados. El Amado es el Hijo amado de Dios, el Hijo de Su amor, en quien Dios se complace Mt. 3:17 “Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.; Col 1:13-14:” el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.”

En el Amado (Su Hijo), fuimos agraciados, es decir, fuimos hechos objeto del favor y complacencia de Dios, Ef. 1:6 “para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado,”  El perdón de los pecados es la redención que tenemos en Cristo por medio de Su sangre; sin derramamiento de sangre, no hay perdón de pecados.

Por ser hombre, el Señor Jesús tenía sangre humana genuina que podía ser derramada por nuestra redención; y por ser Dios, Él poseía el elemento divino que hace

que Su sangre tenga eficacia eterna.  El Señor Jesús murió en la cruz como el hombre que es Hijo de Dios; por consiguiente, la sangre que Él derramó no era simplemente la sangre del hombre Jesús, sino también la sangre del Hijo de Dios. En la obra que Cristo efectuó en la cruz, Él se hizo por nosotros maldición y nos

redimió de la maldición de la ley: Gá. 3:13 “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero.” . Cuando Cristo quitó nuestro pecado en la cruz, Él nos redimió de la maldición.  Cristo no sólo nos redimió de la maldición, sino que incluso Él mismo fue hecho maldición por nosotros.  Debido a que Cristo nos redimió de la maldición de la ley al ser hecho por nosotros maldición, ahora nosotros podemos recibir la mayor bendición, que es el Cristo en nosotros (el Padre, el Hijo y el Espíritu) como el Espíritu procesado que mora en nosotros para nuestra salvación, Gá. 3:14 “para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.”. Cristo nos redimió de la custodia de la ley, a fin de que pudiésemos recibir la filiación y llegar a ser hijos de Dios.  La obra redentora de Cristo nos conduce a la filiación divina para que nosotros logremos la vida eterna, a fin de que se cumpla el propósito eterno de Dios, que consiste en tener muchos hijos con miras a Su expresión corporativa.

 

La sangre de Cristo nos redimió de nuestra vana manera de vivir, una vida sin sentido y sin propósito—1 P. 1:18-19 “sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación,   Si hemos de conducirnos en temor durante el tiempo de nuestra peregrinación, cuidando nuestra salvación, necesitamos una comprensión profunda de la redención de Cristo.  La redención de Cristo nos apartó de nuestra vana manera de vivir, y ahora podemos ser santos en toda nuestra manera de vivir.  Cristo se entregó a Sí mismo por nosotros no sólo para redimirnos de toda iniquidad sino también para purificar para Sí mismo un pueblo para Su posesión: un pueblo al cual Dios posee exclusivamente como Su especial y único tesoro, Su posesión personal.

 

Por Víctor Manuel Castro Chinchilla, agosto 2008.

 

agosto 12, 2008 - Posted by | Estudios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: