Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

El problema del homosexualismo

<!– /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} a:link, span.MsoHyperlink {color:blue; text-decoration:underline; text-underline:single;} a:visited, span.MsoHyperlinkFollowed {color:purple; text-decoration:underline; text-underline:single;} p {mso-margin-top-alt:auto; margin-right:0cm; mso-margin-bottom-alt:auto; margin-left:0cm; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} span.sup {mso-style-name:sup;} span.keywordresultextras {mso-style-name:keywordresultextras;} @page Section1 {size:595.3pt 841.9pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:35.4pt; mso-footer-margin:35.4pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>
/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;}

El problema del homosexualismo.

1 Corintios 6:8-10 “ Pero vosotros cometéis el agravio, y defraudáis, y esto a los hermanos. ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.”

Dentro de toda esta lista, estamos puntualizando a los homosexuales, estos son los afeminados, y los que se echan con varones, estos al igual que los otros, no poseerán el reino de Dios. Todos en la lista son considerados como injustos entendiéndose como tales a los que no hacen la justicia de Dios o lo que en otras palabras podemos decir, no obedecen la voluntad de Dios. Nos estamos proponiendo en este articulo, hacer suficiente énfasis en que es lo que significa en primer lugar ser un homosexual y en segundo lugar que es el reino de Dios.

Antes de escribir este articulo, ya he consultado a varios escritores que han publicado mensajes relacionados con este tema y he podido comprobar que para algunos, no es ningún pecado ser homosexual y que por el contrario, ellos se merecen todo el respeto y el apoyo de la gente y de los gobiernos y leyes. Pero en nuestro estudio no vamos a buscar como agradar al mundo sino como agradar a Dios basados en aquel principio que dice: Santiago 4:4!!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.” Y nosotros no estamos buscando la amistad de los hombres sino la de Dios, por lo que si alguno de ellos se enfurece contra nosotros, bienvenido porque eso marca que no estamos siendo amigos del mundo sino de Dios.

Se que existe en la mente de muchos, aun cristianos, la idea de que Dios perdona este tipo de pecado y que la muerte de Jesús en la cruz cubrió todo ese pecado en los hombres. Pero para aclarar este punto debemos antes explicar algunas cosas: 1) la relación de Dios con el mundo y 2) la relación de Dios con su pueblo. En el primer caso, Dios ama al mundo aun cuando conoce la muchedumbre de sus pecados, eso lo vemos en Juan 3:16Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Y otra cosa es el pecado dentro de la iglesia, que es el cuerpo de Cristo. Mateo 12:31Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada.” Alguien podría estarse preguntando: ¿Qué tiene que ver el Espíritu Santo? La respuesta está en 1 Corintios 3:16¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” y en 1 Corintios 6:19¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” en otras palabras, Dios ama al mundo, o sea a los pecadores que aun viven en la carne porque aun no conocen a Cristo, y otra cosa es vivir en el Espíritu o sea tener el Espíritu Santo o el Espíritu de Cristo, Romanos 8:9Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” Prácticamente tenemos que hacer esta división, por un lado los que aun no son de Cristo y por otro lado los que ya son de Cristo. O sea antes de Cristo y después de Cristo. Dios ama a todos por igual, sean o no sean de Cristo, pero ay de aquel que habiendo conocido a Cristo, se decide volver a pecar voluntariamente. Hebreos 10:26-28 “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente.” Se han de haber fijado en estas palabras “ya no queda más sacrificio por los pecados,“ lo que significa que para los que están en el mundo, aun tienen la esperanza de ser perdonados por el sacrificio en la cruz pero los que ya fueron perdonados, (conocieron la gracia) y vuelven a pecar, ya no queda otro sacrificio en la cruz sino que lo único que esperan es el juicio final para castigo eterno o vida eterna.

Habiendo entendido que no es lo mismo estar en el mundo que estar en la iglesia y que el tratamiento para ambos es diferente, es que Dios le dice a la iglesia que “ni los afeminados, ni los que se echan con varones, heredarán el reino de Dios.” Porque el reino de Dios es una herencia para la iglesia, para los que han sido hechos hijos de Dios, Romanos 8:17Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.” Quiero abordar por otro lado este asunto para una mejor aclaración: los pecadores que aun están en el mundo y que viven haciendo este tipo de pecados, no conocen a Dios porque Jesucristo no está en ellos, a estos, les alcanza clamor de Dios para ser convertidos a Cristo, pero ya una vez que Cristo ha hecho morada en sus corazones, ya no pueden pecar. No es lo mismo tener a Dios afuera del cuerpo que tenerlo adentro del cuerpo.

Revisemos de nuevo estas cosas, si un hombre pecador, que viven pecando las 24 horas del día porque Cristo aun no ha llegado a su corazón, es digno de misericordia y del amor de Dios para que Cristo llegue y perdone sus pecados y nazca de nuevo en el espíritu, pero otra cosa es que habiendo ya nacido Cristo en su corazón, aun dedique su vida al pecado. En este caso ya no es considerado como un pecador digno de ser perdonado sino que es tratado como un adversario de Dios, un enemigo de Dios. Ahora veamos mas de cerca este problema, la habitación de Dios es el corazón del hombre y Dios conoce o identifica los pensamientos o las intenciones de los hombres porque estas salen del corazón, Mateo 15:19Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.” Y si Dios mora en nuestro corazón, él será el primero en conocer nuestros pensamientos. En este aspecto no podemos esconder de Dios ningún pecado, como es el caso de Mateo 5:28Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.”

Habiendo entendido que Dios mora en nuestro corazón y que del corazón salen los malos pensamientos, no nos queda otro camino que aceptar que Dios se alegrará cuando alguien le es obediente y que se enojará cuando alguien le es desobediente. El el caso de los homosexuales, Dios hizo el cuerpo humano tanto del hombre como el de la mujer y a cada uno le puso órganos diferentes para producir loa multiplicación de la especie. Al hombre le hizo órganos reproductivos especiales y a la mujer le hizo otros diferentes. Dios mora tanto en el hombre como en la mujer y siente cuando alguno está funcionando correctamente, tal es el caso de los homosexuales que en vez de sentirse atraídos por el sexo opuesto, lo hacen con el mismo genero y la mujer también, de modo que el primero en darse cuenta de esos malos pensamientos y deseos es Dios dentro de nuestro corazón y si al hombre le diseñó ser atraído por una mujer y tener relaciones con mujeres, eso es lo que le agradará a Dios pero si es a la inversa, que el hombre sienta atracción a otros hombres y no a las mujeres, el primero en sentir algo extraño y raro es Dios que habita en nuestro corazón.

Por otro lado, no siempre es un pecado voluntario de los hombres o de las mujeres, sino que si estado es ocasionado por una maldición que Dios les haya dado por haber sido injustos cuando han olvidado a Dios y en su lugar han adorado dioses ajenos hechos por las manos de los hombres. En el siguiente pasaje reconocemos que el estado de los homosexuales asi como de las lesbianas es a consecuencia de haber dado gloria a lo creado y no al creador, veamos Romanos 1: 21-32 “Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican. “

Por Victor Manuel Castro Chinchilla, Agosto 2008.



agosto 4, 2008 - Posted by | Estudios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: