Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

El Trono de Dios

<!– /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} a:link, span.MsoHyperlink {color:blue; text-decoration:underline; text-underline:single;} a:visited, span.MsoHyperlinkFollowed {color:purple; text-decoration:underline; text-underline:single;} p {margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} span.keywordresultextras {mso-style-name:keywordresultextras;} span.sup {mso-style-name:sup;} @page Section1 {size:595.3pt 841.9pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:35.4pt; mso-footer-margin:35.4pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>
/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;}

EL Trono de Dios.

Mateo 5: 34-35 “Yo pues os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; Ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies, ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey.” Salmos 110:1Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.”

Quiero insistir en un problema que experimenta la actual iglesia cuando sus fieles acuden al templo a encontrarse con Dios. Juan 14:23Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.” 1 Corintios 3:16¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” Mateo 23:21y el que jura por el templo, jura por él, y por el que lo habita;” Hechos 7:48si bien el Altísimo no habita en templos hechos de mano, como dice el profeta:” Hechos 17:24El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas,” 2 Corintios 6:16¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo.”

Me extraño mucho que los Pastores sigan insistiendo que el Templo es Casa de Dios y que allí es donde se manifiesta Dios. Todo esto es contra la Palabra de Dios. Y debe ser corregido de inmediato, porque Dios va a considerar no solo al Pastor sino a la congregación entera como hijos de la desobediencia y derramará su ira sobre ellos. Que contradicción, los hombres asisten al templo a adorar a su Dios, ellos tratan de agradar a Dios en muchas formas, con lecturas, cantos, diezmos, ofrendas, etc y lo que consiguen es enojar a Dios quien les está diciendo: ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?”

El mensaje de hoy lo estamos enfocando al estrado de sus pies y no propiamente al trono, el titulo es El Trono de Dios, pero el cuerpo es de Cristo por lo que en esta ocasión estaremos viendo solo lo del estrado de sus pies. Comenzamos como siempre definiendo la palabra estrado que según nuestro diccionario significa: (Del lat. stratum).

1. m. Sitio de honor, algo elevado, en un salón de actos.

2. m. Tarima cubierta con alfombra, sobre la cual se pone el trono real o la mesa presidencial en actos solemnes.

3. m. Entre panaderos, entablado o sitio que está junto al horno, en que se ponen los panes amasados, mientras no están en sazón para echarlos a cocer.

4. m. Conjunto de muebles que servía para adornar el lugar o pieza en que las señoras recibían las visitas, y se componía de alfombra o tapete, almohadas y taburetes o sillas.

5. m. Lugar o sala de ceremonia donde se sentaban las mujeres y recibían las visitas.

6. m. Der. Lugar del edificio en que se administra la justicia, donde en ocasiones se fijan, para conocimiento público, los edictos de notificación, citación o emplazamiento a interesados que no tienen representación en los autos.

7. m. pl. Salas de tribunales, donde los jueces oyen y sentencian los pleitos.

Este conjunto de definiciones nos da una idea mas clara de lo que estamos hablando, tomen nota que por un lado es el entablado donde se asienta el trono, por otro lado es un sitio al lado del horno, donde se coloca el pan que esta siendo preparado para meterlo al horno y por otro lado es una sala de tribunales donde los jueces oyen y sentencian los pleitos.. Estamos describiendo aquel lugar donde ocurrirá en un futuro no conocido lo que en la Biblia se conoce como el Tribunal de Cristo, que podemos leer en Romanos 14:10Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo.” 2 Corintios 5:10Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.” Mismo que Jesús narra a los doce apóstoles y les dice: Mateo 19:28
”De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.” Y que describe en acción en el siguiente pasaje: Mateo 25:31-32 “Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.” (v    46) “E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna”

El tiempo está ocurriendo, la espera no es mucha, pronto llegará el momento cuando Jesucristo, el Hijo de Dios, venga por segunda vez a la tierra pero esta vez no a salvar a los pecadores sino a juzgar vivos y muertos. Para sorpresa de muchos, el día del juicio, será terrible para los que se equivocaron en sus practicas religiosas después que ellos esperando la vida eterna, reciban el castigo eterno, Mateo 7:22Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.”n ¿Cuándo ocurrirá? Marcos 13:32Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.”

Estamos hablando, no del trono de Dios, sino del estrado de sus pies. El estrado como vimos es una mesa o tablado donde reposan los que esperan ser puestos en el horno (panes), pero también incluye a aquellos que no han vivido unidos a Jesucristo, como lo dice en Juan 15:1-6 “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.” Es fácil entender que en este caso las ramas o pámpanos son los mismos panes porque en ambos casos Jesús les está hablando a los hombres, y les dice: si no están sujetos a mi y no me obedecen, vendrán los ángeles y los echarán al fuego eterno. Eso lo tomamos de la misma parábola de Jesús cuando dice: Mateo 13: 37-43 “Respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre. El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles. De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga.” Es muy importante que notemos que son los ángeles de Dios quienes van a tomar a los injustos y los van a echar en el infierno de fuego, no es el diablo, sino los ángeles de Dios.

El tiempo se acerca, los enemigos de Dios serán puestos bajo los pies de Jesucristo. 1 Reyes 5:3Tú sabes que mi padre David no pudo edificar casa al nombre de Jehová su Dios, por las guerras que le rodearon, hasta que Jehová puso sus enemigos bajo las plantas de sus pies.” Malaquías 4:3Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los ejércitos.” Romanos 16:20Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros.” Efesios 1:22y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia,” Hebreos 2:8Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él; pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas.” El punto que quiero que anoten aquí es que todo aquello que sea echado al fuego eterno, será convertido en cenizas y puesto como polvo bajo los pies de Jesucristo, de acuerdo a la maldición que Dios le dio a Adán cuando le dijo: Génesis 3:19
´”Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.” Muy contrario a la iglesia del Señor cuando Pablo les dice: Efesios 1:20la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales,” Efesios 2:6y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,”

Todos tenemos las mismas opciones, o somos iglesia y subimos al cielo junto a Cristo Jesús o somos polvo de ceniza que seamos puestos bajo los pies de Cristo. Isaías 66:1Jehová dijo así: El cielo es mi trono, y la tierra estrado de mis pies; ¿dónde está la casa que me habréis de edificar, y dónde el lugar de mi reposo?” Hechos 7:49El cielo es mi trono, Y la tierra el estrado de mis pies. ¿Qué casa me edificaréis? dice el Señor; ¿O cuál es el lugar de mi reposo?”

¿Donde desea usted ser ubicado? ¿Quiere estar en el cielo o quiere estar bajo los pies de Cristo? Quiebre usted ser bendito del Padre o quiere ser maldito? Vea este otro pasaje: Mateo 25:41-46 “Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis. E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.”

Jesús hizo una referencia a aquellos que una vez estuvieron gozando de la gracia de Dios y cayeron en pecado y les dice: Mateo 5:13Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.” Veamos que significa ser hollada, el verbo hollar significa: (De follar,3 y este del lat. vulg. fullāre, pisotear).

1. tr. Pisar, dejando señal de la pisada.

2. tr. Comprimir algo con los pies.

3. tr. Abatir, humillar, despreciar.

Esta definición es aplicable a aquella palabra que dice: Deuteronomio 33:29Bienaventurado tú, oh Israel. ¿Quién como tú, Pueblo salvo por Jehová, Escudo de tu socorro, Y espada de tu triunfo? Así que tus enemigos serán humillados, Y tú hollarás sobre sus alturas.” Isaías 10:33He aquí el Señor, Jehová de los ejércitos, desgajará el ramaje con violencia, y los árboles de gran altura serán cortados, y los altos serán humillados.” Mateo 23:12Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.”

Igualmente la palabra se relaciona con los enemigos de Dios que también se conocen como adversarios, veamos algo de esto en Santiago 4:4!!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. 1 Pedro 5:8Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;” Juan 10:10El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”

¿Le atrae a usted el mundo o le atrae Dios? Vea lo que Jesús le dijo a Pedro: Marcos 8:33Pero él, volviéndose y mirando a los discípulos, reprendió a Pedro, diciendo: !!Quítate de delante de mí, Satanás! porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.” ¿Puede usted establecer cuando su mirada esta siendo dirigida al mundo terreno o de los hombres y cuando a Dios? No todos tienen el don de poder establecer lo bueno y lo malo 1 Corintios 12:4-12Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere. Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.” Por esta razón Dios puso diferentes ministerios en la iglesia, Efesios 4:10-12 “El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, “

Asista a la iglesia, pero una donde sea Cristo el centro de la palabra porque no hay iglesia sin Cristo, Mateo 18:20Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” 1 Corintios 14:26¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación.” Corintios 3:9-11 “Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.” 1 Corintios 3:11-13

“Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará.” ¿Quiere usted ser probado y terminar como ceniza a los pies de Jesucristo o quiere acompañarlo a él en los lugares celestiales? Usted decida.

Por Víctor Manuel Castro Chinchilla, Julio 2008.
















julio 13, 2008 - Posted by | Estudios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: