Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

Tenemos un espiritu

<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:”Book Antiqua”; panose-1:2 4 6 2 5 3 5 3 3 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:roman; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:647 0 0 0 159 0;} @font-face {font-family:”Bookman Old Style”; panose-1:2 5 6 4 5 5 5 2 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:roman; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:647 0 0 0 159 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} a:link, span.MsoHyperlink {color:blue; text-decoration:underline; text-underline:single;} a:visited, span.MsoHyperlinkFollowed {color:purple; text-decoration:underline; text-underline:single;} p {mso-margin-top-alt:auto; margin-right:0cm; mso-margin-bottom-alt:auto; margin-left:0cm; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} span.keywordresultextras {mso-style-name:keywordresultextras;} span.sup {mso-style-name:sup;} @page Section1 {size:595.3pt 841.9pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:35.4pt; mso-footer-margin:35.4pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>
/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;}

Tenemos un espíritu

Hay una gran confusión aun dentro del cristianismo al tratar de comprender si realmente tenemos un espíritu dentro de nuestro ser o si hay una diferencia en lo que conocemos como alma.

En las escrituras, que son la palabra de Dios, podemos entender lo siguiente: 1 Tesalonicenses 5:23Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.” Declarando claramente que somos cuerpo, alma y espíritu. Mientras tanto Moisés por otro lado nos dice lo siguiente: Deuteronomio 6:5Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.” Dejando claro que somos corazón, alma y fuerzas. Y por su lado Jesús el Hijo de Dios dice en Mateo 22:37Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.” O sea corazón, alma y mente. De todo esto, que podemos discernir que nosotros somos cuerpo, alma y espíritu, mismo que significa fuerzas, alma y corazón o mente, alma y corazón, entendiendo que fuerzas, cuerpo y mente son una misma cosa y que el espíritu y el corazón son lo mismo.

Difícil es para muchos entender que tenemos un espíritu, pero por lo que ya hemos visto antes, la palabra espíritu es sinónimo de corazón, que no es el corazón que bombea la sangre sino el espíritu de la persona. Veamos algunas aplicaciones de la palabra corazón para entender que se está refiriendo al espíritu: Génesis 6:6Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.” (le dolió en su Espíritu) porque Dios es espíritu y no tiene el músculo que nosotros llamamos corazon.. Génesis 8:21Y percibió Jehová olor grato; y dijo Jehová en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser viviente, como he hecho.”

Para muchos, el cuerpo de carne es el que vive, pero para Dios, el que vive no es la carne sino el espíritu. Juan 6:63El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.” Es el espíritu el que vive y que le da vida a la carne, al retirarse el espíritu la carne muere. De hecho la carne permanece muerta y es el espíritu el que le da vida, mientras haya espíritu hay vida, retirado el espíritu viene la muerte.

La muerte de la carne proviene del pecado, o sea de la desobediencia a Dios, la muerte tiene su origen en Adán y Eva que pecaron o desobedecieron a Dios (pecado es desobedecer a Dios). Toda la humanidad es pecadora por ser descendiente de Adán y por ello toda la humanidad ha sido destituida de la gloria de Dios, lo que significa que Dios hizo al hombre con vida eterna pero a causa del pecado vino la muerte. Por causa de Adán somos muertos pero Dios quien nos ama, desea que tengamos vida y por eso envió a su Hijo Jesús para traernos vida. Juan 10:10El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”

Todos nosotros tenemos un espíritu el cual viene con nuestro nacimiento físico, Jesús siendo un niño crecía tanto de estatura como de espíritu como lo hace un niño normal, Lucas 1:80Y el niño crecía, y se fortalecía en espíritu; y estuvo en lugares desiertos hasta el día de su manifestación a Israel.” El espíritu que traemos es transferido por nuestros padres biológicos pero estos pueden ser sustituidos por otros padres adoptivos lo que significará que nuestro espíritu original sea modificado por otro.

La mujer al unirse en matrimonio con un hombre, adopta su espíritu: Génesis 2:24Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” Al unirse, el hombre y su mujer tienen el mismo espíritu, ambos al nacer traen el espíritu de sus padres pero al unirse como una sola carne el espíritu de ella es modificado y convertidos en un solo espíritu. Esta figura es sumamente importante dentro de nuestra fe porque en ello se basa el evangelio en que seamos uno con Cristo teniendo el mismo espíritu de Cristo: Efesios 5:23porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.” La idea de Dios es que seamos uno solo, por un lado todos los hombres unidos en un solo cuerpo lo cual se llama Cuerpo de Cristo o Iglesia. 1 Corintios 12:27Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular.” Y por otro lado que seamos uno con Cristo asi como Cristo es uno con el Padre, Juan 10:30Yo y el Padre uno somos.” Juan 17:22La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.” Romanos 12:5así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.”

Repito, es sumamente importante que entendamos que tenemos un espíritu y que debemos ser uno solo cuerpo los hombres entre si y un solo cuerpo con Cristo por tener el mismo espíritu, fuera de la carne. Romanos 8:1-3 “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; “Romanos 8:8-10 “y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vivo a causa de la justicia.”

Partamos del punto que dice “si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” Con esto nos está diciendo que puede que tengamos o no tengamos el espíritu de Cristo. Y este es el punto de partida de Jesús cuando dijo: Mateo 3:2Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.” Marcos 1:15El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.” Arrepentíos de todo lo que hasta ese momento han estado creyendo, porque ahora viene la vida, el reino de Dios viene por medio del evangelio, y la vida comienza a surgir en los que creen, Isaías 9:2El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.” Juan 8:12Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.”

Tenemos un espíritu y ese es el que vive y no la carne. La carne en si no tiene vida sino que es el espíritu quien le da la vida. Al separarse el espíritu de la carne, esta cae muerta. Todo lo que hacemos lo hacemos en el espíritu, todo lo que pensamos lo pensamos en el espíritu y todo lo que sentimos lo sentimos en el espíritu. De modo que se hace por el espíritu. El espíritu usa el cuerpo de carne para ejecutar sus acciones. No se olvide que somos templo del Espíritu Santo y que Dios mora en nosotros. No es todos por supuesto sino solo en los que creemos en Jesucristo, y a eso se refiere Pablo cuando dice: Romanos 8:8-10 “y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.”

El plan de Dios para salvación nuestra es que recibamos el espíritu de Jesucristo, porque Jesús tiene el mismo espíritu del Padre y solo de esa manera podemos ser hijos de Dios y subir al cielo donde está Dios. Juan 3:16Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 1:12Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;” Jesús nos trajo el evangelio que son las palabras de vida, las que nos llevan al Padre. Juan 14:6Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” Si recibimos el espíritu de Jesucristo, somos constituidos como hijos de Dios y por lo tanto entramos al reino de Dios y somos salvos teniendo vida eterna.

Jesús igualmente nos enseñó la clave para recibir su espíritu salvador, y dijo: Mateo 28:19Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;” Esto es la clave: “ser discípulos de Jesús.” Y ¿Cómo ser sus discípulos? Los primeros discípulos de Jesús tuvieron la oportunidad de verlo y oírlo y creer en él y ser testigos de él, pero también nos invita a que nosotros todos seamos sus discípulos creyendo en él, como lo dice la escritura en : Juan 15:8En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.”

Jesús creó la frase “el pastor y las ovejas” para retratar en la mejor forma lo que significa ser discípulos de él y dijo: Juan 10:14-15 “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.” Las ovejas escuchan al pastor y reconocen su voz y le siguen, así son los discípulos de Jesús le siguen a él en todo, y no solo le siguen sino que le imitan como lo dijo Pablo en 1 Corintios 11:1 Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.” Si imitamos a Cristo, seremos como Cristo pensando, hablando y actuando como Cristo. Pablo dijo: Gálatas 6:17De aquí en adelante nadie me cause molestias; porque yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús.” Y también: Romanos 6:4Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.”

Todos nacemos con un espíritu que es el espíritu humano, pero necesitamos recibir como invitado como huésped el espíritu de Jesucristo. Ese es el verdadero plan de salvación, que tengamos el espíritu de Jesucristo, el Hijo de Dios para que nosotros seamos también sus hijos. Insisto, no es la carne la que vive sino el espíritu y si lo que vive en mi es el espíritu de Jesucristo, bien puedo decir al igual que Pablo lo siguiente: Gálatas 2:20Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.” Ya no vivo yo, es Cristo el que vive en mi, por eso Pablo nos recuerda diciendo: 1 Corintios 3:16¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” Jesús tiene el mismo espíritu del Padre, y si nosotros tenemos el espíritu de Jesucristo, tenemos el mismo espíritu del Padre y por lo tanto podemos decir que somos templo del Espíritu Santo.

El deseo de Dios para nuestra salvación es que tengamos el mismo espíritu de Jesucristo que es el mismo espíritu de Dios. Dios es espíritu y desea que todos nosotros estemos vivos en el espíritu para ser uno con el. Jesús asi lo dijo en Juan 10:30Yo y el Padre uno somos.” Y también dijo: Juan 17:22La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.” Espiritualmente Jesús es Hijo de Dios, pero carnalmente es hijo de María, igual es con nosotros, somos hijos de los hombres pero tenemos un espíritu que es el espíritu de Jesucristo y por lo tanto somos igual que el, hijos de Dios.

Si somos templo del Espíritu Santo es porque el espíritu de Jesucristo vive en nosotros y eso también significa que somos santos, que hemos sido santificados en Cristo. Si la carne nuestra es templo del espíritu santo, eso significa que Cristo vive en nosotros, y podemos decir claramente que es Cristo quien vive y no nosotros. Si estamos plenamente convencidos que es Cristo quien vive en nuestro cuerpo, podemos declarar que somos hijos de Dios, que tenemos vida eterna y que nuestro cuerpo ha sido santificado o sea apartado para Dios. Quiero insistir en esto en otra forma: todo cristiano es cristiano no porque sea miembro de una iglesia o de un grupo sino porque el espíritu de Jesucristo ha hecho morada en él. Si creemos que Jesús mora en nosotros, estamos plenamente seguros de nuestra salvación, eso es lo que en la Biblia se conoce como el conocimiento del unigénito hijo de Dios. A eso se refiere cuando dice: Juan 3:18 ”El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” La palabra unigénito significa hijo único. Si ustedes leen con cuidado en la Biblia encontramos a un Jesús primogénito Hijo de Dios, porque él es el primer Hijo, pero la palabra unigénito incluye a todos los hijos en uno solo. Todos conformamos un solo cuerpo, todos somos miembros del mismo cuerpo, el cuerpo de Cristo. Romanos 8:10Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.”

Por Victor Manuel Castro Chinchilla, Julio 2008.




julio 8, 2008 - Posted by | Estudios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: