Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

La Vida

<!– /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} a:link, span.MsoHyperlink {color:blue; text-decoration:underline; text-underline:single;} a:visited, span.MsoHyperlinkFollowed {color:purple; text-decoration:underline; text-underline:single;} p {mso-margin-top-alt:auto; margin-right:0cm; mso-margin-bottom-alt:auto; margin-left:0cm; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} span.keywordresultextras {mso-style-name:keywordresultextras;} span.sup {mso-style-name:sup;} span.eacep {mso-style-name:eacep;} @page Section1 {size:595.3pt 841.9pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:35.4pt; mso-footer-margin:35.4pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>
/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;}

La Vida

Juan 11:25Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.” Juan 14:6Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” La vida es un resucitar creyendo en Jesús para tomar el camino al Padre.

Definición: Unión del alma y del cuerpo. Misma que coincide con la Biblia en Génesis 2:7Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.” (Otras versiones dicen alma viviente). También las plantas y los animales son seres vivientes pero en ellos Dios no ha soplado su aliento de vida Génesis 1:20-22 “Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos. Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra.” Génesis 1:24Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así.” Conforme esto, Adán recibió vida por medio del soplo de la boca de Dios, pero su desobediencia ocasionó la expulsión del paraíso de Dios. La desobediencia es causa de la perdida de la vida en el espíritu. Los animales y las plantas recibieron la vida pero no el soplo divino.


Hay un concepto un tanto errado no solo en el mundo de los incrédulos, sino también aun en el cristianismo acerca de la vida. La vida es Cristo, ya lo vimos arriba, sin Cristo no hay vida. Aun cuando pensemos que andamos vivos, según Dios estamos muertos sin Cristo. Para iniciar este asunto citamos al apóstol Pablo diciendo: Efesios 2:1-3 “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. “ hagamos especial énfasis es lo siguiente, dice Pablo que nosotros andábamos en muerte dirigidos por el príncipe de la potestad del aire. Habrán notado las palabras “conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, “indicándonos que desde Adán hasta Jesucristo, la desobediencia operó en toda la humanidad y por ende la muerte. Todos nosotros los que andábamos en desobediencia, que para Dios estábamos muertos, pero que según nuestra propia concepción estábamos vivos, o sea que el concepto de vida que tenemos es erróneo. Tenemos que revisar nuestra doctrina acerca de la vida. Y para no dejar en manos de Pablo este asunto tan delicado, veamos las propias palabras de Jesús que son las mismas del Padre celestial o Dios: Jesús dijo: Juan 5:24De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.” Y esto otro: 1 Juan 3:14Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.” ¿Se ha dado cuenta usted del erróneo concepto que hemos mantenido acerca de la vida?

Una cosa es lo que el hombre piensa y habla y otra es lo que Dios dice, esta diferencia tiene su base en que el hombre es carne y Dios es espíritu. Inclusive, Dios no tiene planes de luchar contra el hombre precisamente por eso, no somos iguales, mientras que Dios es espíritu, el hombre es carne. Génesis 6:3Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne;… y también se nos ha dicho: Juan 4:24Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

Tomando como base esos dos escenarios, lo celestial que corresponde a Dios y lo terrenal que corresponde al hombre, vamos a ir viendo que nuestro concepto acerca de la vida es totalmente diferente a Dios: La humanidad entera, sin excepción alguna proviene del pecado y eso en base a una ley de Dios que dice: Romanos 6:23”Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro “ vale la pena aclarar aquí que la vida de la cual estamos hablando es la vida de Dios, misma que Jesucristo trajo a la tierra, porque la vida en la carne es una y la vida en espíritu es otra. Pablo lo dice en esta forma: 1 Corintios 15:44”Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.” Y claramente establece que el cuerpo carnal nuestro es el cuerpo animal en contraste con el cuerpo espiritual que no es de carne. El cuerpo espiritual está dentro del cuerpo carnal o animal pero este surge después de experimentar la muerte. Jesucristo se refirió a este asunto cuando hablando con Nicodemo, le dijo: Juan 3:3 “Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.” (v. 6) “Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.”

La vida según Dios, comienza en el hombre carnal, cuando ha muerto en la carne y ha nacido el espíritu de Jesucristo en él. Antes de que Jesucristo haya nacido en la persona, ésta está muerta en el pecado, esto según Romanos 5:12Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.” 1 Corintios 15:21Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.” Luego, la vida en el hombre comienza cuando muere en la carne y nace en el espíritu.

Morir en la carne no es lo mismo que morir en el espíritu, igualmente son dos temas distintos a lo que hemos venido explicando, el morir en la carne es algo que Dios busca en nosotros, repito, el morir en la carne es agradable a Dios, igualmente, el vivir en el espíritu también. En una forma alegórica Jesús lo dice así: Juan 12:24 ”De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.” Cuando Jesús anunció su muerte, oró al Padre y le dijo: Lucas 22:41-43 “Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle.” Porque Jesús decía: Marcos 8:31Y comenzó a enseñarles que le era necesario al Hijo del Hombre padecer mucho, y ser desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y ser muerto, y resucitar después de tres días.”

Bien. En nuestro estudio de hoy, vamos a ver el surgimiento de la vida, la verdadera vida que es en el espíritu y no la vida en la carne que es mortal y corrupta. 1 Corintios 15:53Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. ” Jesús dice que al nacer Cristo en nuestro corazón, hemos pasado de muerte a vida, que hemos resucitado y esa es la razón de su mandato que dice: Mateo 10:8
”Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.” Cristo representa pues, para nosotros la resurrección y la vida, Juan 11:25Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.”

Creo que estamos bien claros que la vida no comienza en la carne sino cuando nacemos de nuevo en el espíritu, por lo que el concepto erróneo nuestro de que la vida comienza en el vientre de la madre, debe ser erradicado, la vida no comienza en el vientre de la madre, la vida comienza, según Dios, en el corazón de los hombres. La vida no la proporcionan nuestros padres carnales sino nuestro Padre celestial. Juan 1:12-14 “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.” Recordemos aquellas palabras de Jesús que dijo en Juan 6:63El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.” Repito, la carne para nada aprovecha. Es el espíritu el que da la vida, y si es el espíritu, este es el de Cristo que dijo: Yo soy la vida.

Nuevamente quiero insistir y que partamos de este punto, la vida, que es la vida eterna, proviene de Dios y no de los hombres, y comienza cuando Cristo es implantado en nuestro corazón. El que no tiene la vida eterna, está muerto porque no tiene el espíritu de Jesucristo. Romanos 8:9Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” Luego nuestro nacimiento no es el de nuestra madre sino el de Dios. No nacemos cuando vemos la luz del mundo sino cuando vemos la luz de Cristo. En nuestro habitual lenguaje, decimos: “dio a luz un hijo” como efectivamente se dijo de María la madre del Señor que leemos en Mateo 1:23He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.” Mateo 1:25Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS.” Y da la casualidad que Jesús mismo dijo: Juan 8:12Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” Juan 1:4 “En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.” En nuestro tiempo cuando una mujer tiene un hijo no deberíamos decir que dio a luz un hijo, sino solo que nació en el mundo un niño, pero cuando Cristo sea implantado en el niño entonces si podremos decir que vio la luz.

Hay ideas muy erróneas acerca del comienzo de la vida, algunos científicos aseguran que la vida comienza en el vientre cuando el niño comienza a moverse y eso es una teoría que inclusive ha penetrado en la mente de los religiosos. Pero si queremos agradar a Dios, debemos escuchar a Dios y guardar sus palabras como la verdad, Dios dice que Jesús es la vida y que antes de Jesús estábamos muertos, Pablo lo confirma diciendo: Efesios 2:1-3 “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, “ no dice nos dio vida cuando estábamos en el vientre de nuestra madre sino cuando estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, ¿Qué significa esto? Significa que nosotros pensábamos que estábamos vivos y vivíamos pecando, pero para Dios estábamos muertos.

La vida, por lo tanto, no comienza en el vientre de la madre, comienza cuando Cristo viene a nuestro corazón y en esto también quiero sacar otro error que ha prevalecido en la iglesia evangélica por muchos años y es que se nos ha enseñado que somos cristianos cuando de nuestra boca confesamos a Cristo como nuestro Señor y Salvador. Si confesamos que hemos nacido de nuevo, lo haremos como un acto de fe, pero no la fe de Jesucristo que dice que es por medio de la palabra
de Dios. Jesús nos enseñó que es necesario morir primero para nacer en el espíritu como hijos de Dios y ser salvos, y para ello nos explicó la parábola del sembrador que termina diciendo: Mateo 13:23Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.” El error proviene de una mala interpretación de la siguiente palabra: Juan 1:12-14 “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.” Y la palabra clave del error está en la palabra “los que le recibieron”, de allí que la frase usada para la conversión errónea es esa: “Yo te acepto como mi Señor y Salvador” olvidando aquella palabra que dice: Efesios 2:8-10 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” Repito: esto no de vosotros pues es don de Dios, no por obras, entendiéndose que confesar es una obra del hombre y no un milagro de Dios. Si fuese cierto que es confesando su nombre, no habría necesidad de predicar el evangelio, porque el evangelio no es para convencer a nadie, sino que es el poder de Dios de su palabra como lo dice Pablo en Romanos 1:16Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.” Romanos 15:18-20 “Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras, con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo. Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado, para no edificar sobre fundamento ajeno, “

Hay muchas formas de vida además de los humanos, tenemos la vida de los animales y de las plantas, y dentro de ellas, desde los mas grandes hasta los mas diminutos. Tanto la vida vegetal como animal incluyendo al hombre tiene un origen y es en la semilla, polen en el caso de las plantas y semen en el caso de los animales y hombres, mismo que cuando es depositado en el órgano femenino, resulta en fruto sea hijo animal o hijo vegetal. Los seres mas diminutos conocidos como polen o semen, son células vivas de donde se organizan los seres vivos y la vida carnal está depositada en ellos. ¿Cuándo comienza la vida? Algunos creen que es cuando el feto comienza a moverse, pero tanto en los casos de la vegetación como en los animales, la vida comienza cuando Dios la hizo allá en Génesis, todo lo demás es una herencia que se va reproduciendo de acuerdo a la palabra de Dios que dice: Génesis 1:22Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra.” Génesis 1:28Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.” Génesis 9:1Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra.” Génesis 9:7Mas vosotros fructificad y multiplicaos; procread abundantemente en la tierra, y multiplicaos en ella.” La vida comenzó una vez y desde entonces se comunica de padres a hijos y así estará permanentemente porque Dios asi lo ordenó.

1 Corintios 2:14Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.”

Por Victor Manuel Castro Chinchilla. Julio 2008


julio 1, 2008 - Posted by | Estudios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: