Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

Las bienaventuranzas

<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:SimSun; panose-1:2 1 6 0 3 1 1 1 1 1; mso-font-alt:宋体; mso-font-charset:134; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:3 135135232 16 0 262145 0;} @font-face {font-family:”\@SimSun”; panose-1:2 1 6 0 3 1 1 1 1 1; mso-font-charset:134; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:3 135135232 16 0 262145 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} a:link, span.MsoHyperlink {color:blue; text-decoration:underline; text-underline:single;} a:visited, span.MsoHyperlinkFollowed {color:purple; text-decoration:underline; text-underline:single;} p {mso-margin-top-alt:auto; margin-right:0cm; mso-margin-bottom-alt:auto; margin-left:0cm; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} span.sup {mso-style-name:sup;} span.keywordresultextras {mso-style-name:keywordresultextras;} span.eordenaceplema {mso-style-name:eordenaceplema;} span.eabrv {mso-style-name:eabrv;} span.eacep {mso-style-name:eacep;} @page Section1 {size:595.3pt 841.9pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:35.4pt; mso-footer-margin:35.4pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>
/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;}

Las bienaventuranzas

“Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.   Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.   Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.   Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.   Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.  Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros. “

El diccionario español nos da la siguiente definición bienaventurado, da.

(Del part. del ant. bienaventurar).

1. adj. Que goza de Dios en el cielo. U. t. c. s.

2. adj. afortunado ( feliz).

3. adj. irón. Dicho de una persona: Demasiado sencilla o cándida. U. t. c. s.

Vamos a tomar la primera, que goza de Dios en el cielo. En otras palabras, estar bienaventurado significa o bien estar entrando al reino de los cielos o estar ya adentro, en todo caso preferiblemente listo para entrar al cielo, pero no con aquella idea que son los muertos los que van al cielo sino del concepto bíblico que es en vida que se entra al cielo. Jesús habla de esto en Mateo 23:13Mas !!ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando.”

La lista de los candidatos es la siguiente: Los Pobres en espíritu, Los que Lloran, Los Mansos, Los Hambriento y Sediento de justicia, Los Misericordiosos, Los De corazón limpio. Los Pacificadores, Los Perseguidos a causa de la justicia y los Vituperados. A todos ellos les espera un galardón en el cielo, mismo que ocurrido con los profetas. Si ustedes lo anotaron, no hay absolutamente ningún rasgo religioso o ritualístico en esta lista. Y si lo anotaron bien, la lista es exclusiva para los necesitados, los perseguidos y los de corazón limpio y puro. Esto es muy interesante que lo entendamos porque debemos erradicar de nuestra mente la idea de que solo al morir vamos al cielo, por un lado y de que todos vamos a entrar. Contrario a lo que se nos ha enseñado, el cielo es para los vivos y no para los muertos por cuanto Dios ya lo dice en: Mateo 22:32Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos.” Marcos 12:27Dios no es Dios de muertos, sino Dios de vivos; así que vosotros mucho erráis.” Me parece justo que le creamos a Dios y que en adelante nunca volvamos a pensar que ir al cielo es para los muertos. ¿Alguien desea ingresar al cielo? Sepa que los requisitos son: ser Pobre en espíritu, Llorar, ser manso, hambriento y sediento de justicia, ser misericordioso, de corazón limpio, pacificador, perseguido a causa de la justicia y vituperado. Si usted está dentro de esta lista, prepare su maleta de viaje porque va derecho al cielo en vida. Repito no son los muertos los que van al cielo, sino los vivos, porque, además, Dios es Dios de vivos unicamente.

Pobres en espíritu

¿Qué significa ser pobre en espíritu? El cuerpo humano es un templo para el espíritu, hay dos cuerpos en uno, 1 Corintios 15:44Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.” En la primera etapa, se vive en el cuerpo animal o sea en la carne y eso significa carencia de espíritu o pobreza de espíritu, al sembrar (morir) el cuerpo animal, surge el espíritu. “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.” Si alguien permanece en la carne, sin espíritu, ese tal, está listo para recibir el espíritu de Jesucristo que es el mismo Espíritu de Dios o también llamado Espíritu Santo, Romanos 8:9Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” Esta es la base para que Jesús dijera lo siguiente: Juan 12:24De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.” Cuando Jesús explicó por parábolas el reino de los cielos, dijo: Mateo 13:23 v”Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.” Pablo nos recuerda y dice: 1 Corintios 3:16¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” pero ojo, cuidado, porque hay malos espíritus que pueden venir e instalarse en su cuerpo y en ese caso las cosas cambiarán, vea usted lo que Jesús dice acerca de ello: Mateo 13:  47-48 “Asimismo el reino de los cielos es semejante a una red, que echada en el mar, recoge de toda clase de peces; y una vez llena, la sacan a la orilla; y sentados, recogen lo bueno en cestas, y lo malo echan fuera.” El cuidado que debemos mantener es que el espíritu que debe llenar nuestro cuerpo es el de Jesucristo y no de demonios también llamados malos espíritus, tal es el caso de Lucas 7:21En esa misma hora sanó a muchos de enfermedades y plagas, y de espíritus malos, y a muchos ciegos les dio la vista.”
Lucas 8:2y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios, “Tengamos cuidado por que los malos espíritus o demonios son producto de la intervención en nuestra vida del enemigo de Dios, o sea del diablo o Satanás. El cuidado que debemos tener es porque si nuestro cuerpo alberga espíritus malos o demonios, y sino hay quien los expulse, nuestro destino no es el cielo sino el infierno. Mateo 12:28Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.” Mateo 13:38
”El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo.”

Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación

Muchos pondrán en duda esta condición de llorar para entrar al reino de Dios, pero el punto básico aquí no es tanto el llanto sino la condición del llanto, no uno fingido sino el producto de nuestra debilidad y desconsuelo. Cuando nosotros nos encontramos en una condición triste, de desamparo, sin fuerzas y sin posibilidades, allí está Dios para hacernos entrar al reino del cielo, 1 Corintios 1:27sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;” . Hechos 14:22confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.” 1 Corintios 1:25Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.” 2 Corintios 12:10Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.” Solamente cuando estamos sufriendo, cuando estamos débiles, es que podemos pedir el auxilio de Dios, nunca el hombre fuerte recibirá auxilio de Dios, porque es con los débiles que Dios trata y no con los fuertes.

Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.

La tierra, es la tierra prometida, es el cielo de los cristianos que está reservado para los mansos. Ya vimos arriba que en el cielo también hay malos como en el mar pero al sacarlos, los buenos son tomados y los malos apartados. Pues en el cielo también hay violentos junto a los mansos eso lo reconoce Jesús cuando dice: Mateo 11:12Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.” ¿Por qué Jesús pone a Juan como punto de referencia? Porque desde Juan es que se abrieron los cielos al hombre, recuerden Mateo 3:1-2 “En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.” Pues desde que se abrió el cielo, ha sido objeto de arrebatamiento de los violentos, pero de eso se encarga el Señor, como cuando dice en Mateo 13:37-43 “El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre. El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles. De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga.“ Igualmente hizo otra referencia cuando dijo lo siguiente: Mateo 22:8-14 “Entonces dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas; mas los que fueron convidados no eran dignos. Id, pues, a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos halléis. Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados. Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció. Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.”

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

Definamos primero lo que es la justicia, la mejor es la que Jesús nos da cuando dice: Mateo 7:21No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.” Justicia es hacer la voluntad de Dios, como cuando oramos y decimos: Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. Es justo aquel que obedece a Dios porque hace justicia, o sea ejecuta lo que Dios ha ordenado. Jesús es justo porque murió en obediencia a l Padre, Romanos 5:18Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.” Estar hambriento y sediento de justicia es desear de todo corazón que la palabra de Dios sea una realidad en la vida de los hombres. Romanos 2:13porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados.” Santiago 1:22Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.” La palabra de Dios es la ley de Dios. Los candidatos a entrar al cielo son aquellos que mantienen la Palabra de Dios en su boca y en su corazón todo el día. Deuteronomio 30:14Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas.” Romanos 10:8Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos:” Una persona que habla las cosas del mundo y no las palabras de Dios, está en el mundo y se vuelve enemiga de Dios. Santiago 4:4!!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.” Para entrar al cielo hay que ser amigo de Dios y no enemigo, hay que hablar su palabra y no las cosas del mundo. Jesús dijo:
Juan 8:23Y les dijo: Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba; vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo.”


Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

¿Qué es misericordia? Es 1. f. Virtud que inclina el ánimo a compadecerse de los trabajos y miserias ajenos. Dios es misericordioso porque se ocupa de nosotros, insignificantes criaturas. Al practicar nosotros la misericordia con e l corazón limpio, nos vuelve candidatos para recibir la misericordia de Dios. Dios no se fijará en nuestros defectos y faltas si hacemos misericordia con los demás. Por ejemplo, el perdón, si perdonamos a los demás, Dios nos perdonará a nosotros. Eso es tener misericordia. Si tratamos bien a los demás, Dios nos tratará bien.

Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Tenemos siempre que definir las palabras, ¿Qué es ser de corazón limpio? El corazón limpio es aquel que no está cubierto de pecado ni de malicia, es aquel que está alejado de desear hacer un daño al prójimo, es aquel que está dispuesto a amar y a perdonar en todo momento. Mateo 15:19Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.” Si de su corazón salen buenos pensamientos, y no hay deseos carnales, usted es un candidato a entrar al cielo en vida.
Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

¿Quién es un pacificador? Es aquel que ama la paz y rechaza la guerra, es la persona que siente el problema ajeno y que no se aferra a sus propios deseos o derechos sino mas bien busca el bienestar ajeno aun a costra de su vida y propiedad. Un pacificador es aquel que se niega a si mismo, como Jesús le recomendó a aquel hombre rico que deseaba entrar a la vida eterna, y le dijo: Vende todo lo que tienes, dalo a los pobres, y ven y sígueme. Lejos de buscar la guerra, busquemos la paz y entendámonos con el contrincante. Mateo 5:25Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel.” Volverse adversario de alguien es darle lugar al diablo, porque él es el adversario, 1 Pedro 5:8Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;”


Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Jesús dijo claramente Juan 8:23Y les dijo: Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba; vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo.” Juan 16:33
”Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” Lucas 11:49Por eso la sabiduría de Dios también dijo: Les enviaré profetas y apóstoles; y de ellos, a unos matarán y a otros perseguirán,” Lucas 21:12Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre.”
Juan 15:20Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.”

Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.

Los enemigos nuestros serán todos aquellos que no compartan las palabras de Dios como verdad y tengan su propia opinión y juicio. Mateo 10:35-37 “Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa. El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; “

Por Víctor Manuel Castro Chinchilla, Junio 2008.

junio 24, 2008 - Posted by | Estudios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: