Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

Señor de la Mies

Señor de la mies

Lucas 10:2 Y les decía: La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.”

Según el diccionario, la palabra mies significa: 1. f. Cereal de cuya semilla se hace el pan. 2. f. Tiempo de la siega y cosecha de granos. 3. f. Muchedumbre de gentes convertidas a la fe cristiana, o prontas a su conversión. 4. f. Cantb. Conjunto de sembrados de un valle.

La palabra mies en otros idiomas nos da la idea de cultivo o siembra y está en consonancia con otros versos en español como 1 Corintios 3:9Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.” La mies es el conjunto de plantas que han sido sembradas y están prontas a dar frutos o cosecha..

Esta palabra es muy conocida en aquellos países donde se cultiva el trigo y están muy familiarizados con ciertos términos relacionados con el pan, bíblicamente tiene un sentido de agrupación de convertidos o listos para convertir a Cristo, o sea de la iglesia o de sus futuros miembros. Jesús al hablar diciendo que la mies es mucha y los obreros pocos está diciendo que los que requieren ser convertidos son muchos y que los predicadores y maestros puestos para enseñarles la palabra de Dios son pocos, a la vez que les está diciendo que oren al Padre para que envíe mas misioneros, mas maestros y pastores para que esa cosecha no se pierda y tenga mucho fruto. Veamos el contexto de esta cita: “Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.”

Cada día, el problema notado por Jesús se incrementa no solo por el aumento global de la población sino porque no se está produciendo la evangelización tal como Jesús lo enseñó y por lo tanto el numero de sedientos y hambrientos de la palabra, se aumenta enormemente, una vez mas, se hace necesario orar al Padre para que envíe mas obreros a su mies: Algunos podrán estar objetando esto diciendo que el número de iglesias y pastores se ha aumentado lo suficiente como para que la cosecha sea buena, pero la verdad no es así, Jesús no nos encargó que organizáramos grupos cristianos para que vengan cotidianamente a escuchar un sermón, Jesús nos enseño diciendo: Marcos 16:15Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.” Mateo 28:19 ”Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;” esto es un tanto diferente a lo que estamos haciendo hoy que mas o menos sería: Reunidos semanalmente y escuchad un sermón. El asunto no es de ser matemáticamente exacto en la obediencia, porque eso piensan algunos diciendo que nos volvemos muy legalistas al pretender cumplir al pie de la letra, pero no se trata de eso. Alguien que desconoce la Palabra de Dios, bien podría decirnos que basta con que estemos sentados en el templo escuchando al sacerdote y al pastor. Pero Jesús no está buscando que seamos oidores sino hacedores, vean su palabra en Romanos 2:13porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados.” Santiago 1:22Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.” En este caso la ley y la palabra de Dios es lo mismo. Jesús está refiriéndose a un proceso que debe cumplirse dentro de nosotros mismos, y eso lo explica en el siguiente pasaje: Mateo 13:19Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino.” Mateo 13:23Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.”

El asunto no es de creer lo que los hombres nos han enseñado, el asunto importante es de creerle a Dios. Jesús nos habla en esta forma: Juan 6:63El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.” Entonces el trabajo de la salvación es escuchar y entender las palabras del reino (evangelio) pues solamente con ello hay salvación, y la salvación viene cuando nace nuestra fe en Jesucristo a causa del evangelio, por lo que una vez que hemos sido constituidos como hijos de Dios nace en nuestro corazón el deseo de convertirnos en pastores o maestros para continuar la labor de la enseñanza de Jesucristo.

El deseo de Dios es que le demos frutos y eso solo se puede obtener como resultado de haber sembrado la palabra. “y da fruto; y produce a ciento…..” Jesús busca complacer al Padre que dijo: Juan 15:8En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.” Si vamos a estar sentados en la iglesia año con año sin haberle dado frutos al Padre celestial, cuidémonos de su palabra que dice: Juan 15:5-6 “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.”

Y es que la iglesia que Jesús conformó no es la iglesia que vemos en nuestros días, hoy tenemos grandes congregaciones por todos lados a nivel mundial que significan cientos de millones de cristianos que asisten mudos y se sientan a escuchar o a participar en cultos y en sacramentos olvidando lo que Dios nos haya dicho como en Mateo 18:20Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo.” 1 Corintios 11:18 ”Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo.” 1 Corintios 3:1De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? “1 Corintios 1:10Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.”1 Corintios 1:13¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?” La iglesia que estamos viendo en la tierra no es lo que Jesús quiere que tengamos lista para ser llevada al cielo, la iglesia es el cuerpo de Cristo y Jesucristo es la cabeza que está en el cielo, no podemos tener otra iglesia con una cabeza distinta y en la tierra, ¿que clase de iglesia estamos alimentando? Posiblemente usted esté aferrado a su congregación religiosa y alegue que eso lo fundó Jesucristo, pero Jesús no puede habernos dicho una cosa y nosotros hacer otra justificándonos a nosotros mismos diciendo que eso es lo que Jesús nos dejó. La iglesia es el cuerpo de Cristo, eso lo dice su palabra en Efesios 5:23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.”

Necesitamos urgentemente ponernos claros con Dios orando y pidiéndole luz en el entendimiento de sus palabras, porque estamos tratando de salvar nuestras almas del infierno pero no pensemos que lo vamos a lograr ignorando a Dios. Jesús nos está hablando este día acerca de orar al Padre para que envíe obreros a su mies y esto quiere decir que envíe predicadores que enseñen la Palabra y que den frutos como lo vimos en Juan 15. ¿De que nos esta hablando Jesús en este verso? De la cosecha de la mies, y ya vimos que es el cereal que sirve para hacer el pan. ¿Acaso no nos está hablando del cuerpo de Cristo que es la iglesia?, ¿Acaso Jesús no se refirió a ese cuerpo cuando tomó el pan y dijo: Mateo 26:26Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo.” Y acaso Pablo no lo mencionó cuando dijo: 1 Corintios 10:16La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?” no olvidemos que el pan es una masa de granos de trigo hechos harina. Nosotros somos, pues granos de trigo amasados que conformamos un pan, eso es la iglesia, un solo cuerpo. Romanos 12:3-5 “Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno. Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.” ¿Cree usted que la iglesia moderna es la de Jesús?

Quiero repetir nuestro texto principal de hoy “Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.” ¿Dónde iba? A las sinagogas de ellos, ¿Qué hacía? Predicando el evangelio del reino. Y sanando toda enfermedad y dolencia en el pueblo, ¿ y que veía? A la multitud,¿Cómo la veía? Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Nosotros podríamos decir que en esta o aquella iglesia hay un pastor, pero si le tocara a Jesús evaluar eso, nos daría una respuesta similar diciendo: desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. ¿Por qué suponemos que sucedería eso? Porque Jesús no nos mandó a sentarnos a oir un mensaje semanal sino a hacer discípulos para que salgan a predicar el evangelio, eso es la iglesia. Y Pablo le agrega algo que me encanta repetir: Efesios 4:10-16 “El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.”

Quiero insistir aquí en esto: Jesucristo constituyó pastores y maestros, ¿Para que? Para perfeccionar a los santos para la obra del ministerio para la edificación del Cuerpo de Cristo.¿Hasta cuando? Hasta que todos, todos, no unos, lleguemos a la unidad de la fe en el conocimiento del Hijo de Dios. ¿Cómo quien? A un varón perfecto, a la medida de la estatura de Cristo, para edificarnos en amor, ¿en que? En amor. Y además Pablo nos explica cual es el modo de congregarnos y dice: Colosenses 3:16La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.” 1 Corintios 14:26-27 “¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación. Si habla alguno en lengua extraña, sea esto por dos, o a lo más tres, y por turno; y uno interprete. “ ¿Dice acaso Pablo que nos sentemos a escuchar un buen sermón? No, dice que nos edifiquemos mutuamente en amor por medio de la palabra
El hecho que veamos llenos los templos buscando de Dios, es la mejor señal para poder comprobar el hambre y la sed de Cristo que las muchedumbres sufren por la ausencia de la verdad. Al ver Jesús en las sinagogas a la gente, sintió gran compasión de ellas y las veía como ovejas sin pastor. ¿No es eso lo que vemos en estos tiempos? ¿O estamos viendo pastores enseñando? ¿Tenía o no razón Jesús cuando dijo: Oren al Padre que envíe mas obreros a su mies? Es mas que urgente que revisemos nuestra religiosidad, algunos estén pensando que yo estoy contra las religiones pero si revisan las palabras no mías sino de Jesús se darán cuenta que lo que hago es traerlas a su memoria para salvación, ninguna palabra he dado para condenación sino para salvación solamente. Bien dice un conocido adagio antiguo: Amigo no es quien te apoya en tu mentira, amigo es quien te dice la verdad aun cuando te duela. Yo me convierto en amigo cuando deseo la salvación y sería su enemigo si le apoyara en su modo de creer a Dios.

Es importante que re leamos esas palabras de Jesús: “rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.” Y meditemos que los pastores y maestros no surgen por voluntad de hombres sino que son enviados de Dios. Jesús nos deja una clara explicación cuando dice: Juan 10:11-13 “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.” Lo anterior nos pone de manifiesto que no es el hombre el buen pastor sino Jesús en nosotros, asi como lo confirma Pablo en Romanos 8:9Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” Solo si tenemos en espíritu de Cristo podemos ser pastores y maestros, de lo contrario caemos en aquella clasificación que dice asi: Mateo 7:15Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.” Mateo 24:11Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;” Mateo 24:24Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.” Para el pueblo de Dios no es fácil determinar quien es verdadero y quien es falso por una sencilla razón: Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” Si aun vivimos en la carne no podemos entender a Dios y por lo tanto no podríamos saber quien es verdadero o falso profeta. Romanos 8:8y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.” 1 Corintios 2:14Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.” Es pues, necesario que hayamos nacido de nuevo en el espíritu.

El tiempo apremia, Dios tiene paciencia, está esperando que prediquemos el evangelio para que Cristo venga a recoger su iglesia y todo se habrá acabado aquí en la tierra. Mateo 24:14Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.” Y deberíamos estar listos como cuando Pablo dijo en: 2 Timoteo 4:8Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.”

¿Dónde está usted ahora mismo, es aun el campo de labranza o es un colaborador de Dios? 1 Corintios 3:9Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.”

Por Victor Manuel Castro Chinchilla, Junio de 2008.



junio 17, 2008 - Posted by | Estudios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: