Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

Somos los sarmientos

Somos los sarmientos o pámpanos


Juan 15:5
Yo soy la vid, vosotros los pámpanos (sarmientos),el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.”Romanos 11:17Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo,”  Romanos 11:24Porque si tú fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo?”

Consultando el diccionario y buscando la palabra sarmiento tenemos esta definición: Vástago de la vid, largo, delgado, flexible y nudoso, de donde brotan las hojas y los racimos. Tallo leñoso, largo y delgado y flexible, capaz de apoyarse o enredarse en un soporte. Si es cabezudo, se puede plantar en otra vid cortando la cepa con un pedazo de madera vieja.

Jesús dijo: Yo soy la vid, vosotros los pámpanos;” en otras palabras, él es el tronco y nosotros somos sus ramas, ramas que estamos para dar frutos de lo contrario, dice: (v. 6 “El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.” En otras palabras, quien no esté unido a Cristo, muere y es quemado en el infierno. Pablo por esotro lado dice que somos olivos silvestres que hemos sido injertados en el olivo natural. Uniendo ambas doctrinas, aceptamos que en otro tiempo fuimos de otro y que ahora somos injertos en Cristo. ¿Cómo es que éramos de otro? ¿de quien éramos? Pablo nos da la respuesta y dice: Efesios 2:1-3 “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,  en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,  entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.”

Jesús siempre habló en términos figurados o parábolas porque ese es el mejor lenguaje para poder explicar y entender las cosas espirituales, pero no podemos entenderlo literalmente porque no se trata que Jesús sea una parra de uvas sino que es un ejemplo. El punto importante es que entendamos que espiritualmente hablando nosotros estamos conectados a Jesucristo quien viene a ser como el trono donde nosotros como ramas percibimos la vida del árbol.

Este mismo lenguaje lo usó el profeta Isaías cuando dijo: Isaías 11:1Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces.” Isaí es el padre del Rey David como lo vemos en Rut 4:17Y le dieron nombre las vecinas, diciendo: Le ha nacido un hijo a Noemí; y lo llamaron Obed. Este es padre de Isaí, padre de David.” Jesús es Hijo de David, como lo dice: Mateo 1:1Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.”  Romanos 1:3acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne,” pues ese vástago o retoño de las raíces de Isaí se llama Jesús. De modo que cuando senos habla de ser pámpanos o injertos, tenemos que entenderlo espiritualmente. 1 Corintios 2:14Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.”

Continuando con nuestro estudio, somos sarmientos de la vid verdadera. Creo que tenemos que explicar un poco que es la vid para entender mejor este asunto: según el diccionario, la palabra Vid también tiene este significado: Anatomía, Ligamento o tripa con que está asido el feto a las parias y que se rompe a tiempo del parto. Entendiéndose como parias a la placenta. Este concepto nos da una idea mucho mas amplia de lo que Jesús dice en Juan 15:5Yo soy la vid, vosotros los pámpanos (sarmientos),el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.” Está claro, teniendo como ejemplo estos dos casos, las ramas unidas al árbol y el feto unido a la madre por la placenta. Ni una rama, ni un feto pueden sobrevivir separados del árbol o de la madre. Tenemos que visualizar estos conceptos en forma espiritual para entender que necesitamos a Cristo, que tenemos forzosamente que estar unidos a él para poder vivir y en el caso de Jesús, la vida que nos da es la vida eterna.

Otro punto importante en esto es lo que dice en el verso 2 “Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.” Esta figura es algo semejante a este pasaje: Mateo 21:  18-19 “Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre.  Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera.” Está explicando que si permanecemos unidos a él, tendremos la vida, si nos separamos de él estamos sin vida, esta separación proviene de la desobediencia a sus mandamientos. Su palabra dice: “porque separados de mí nada podéis hacer.” El punto es que solo estando unidos a Cristo podemos darle frutos. Si estamos separados no podemos dar frutos y si estamos unidos aunque no lo quisiéramos le daríamos frutos. Ahora el punto a explicar es ¿cuales frutos? Espiritualmente hablando, ¿Qué es un fruto? Para poder explicar siempre tenemos que irnos a estudiar la Biblia porque ella es la que nos da las explicaciones de parte de Dios, nosotros los hombres siempre tenemos una explicación humana, pero no se trata de eso, sino entender a Dios.  Usando siempre las mismas figuras que usa Jesús en su hablar nos referiremos a las frutas que comemos. no nos vamos a apartar de la Biblia, recuerden que cuando Jesús vio la higuera, sin fruto, el estaba con hambre o sea que necesitaba el fruto de la higuera para comer, bueno aquí está la cita para nuestra memoria: “Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre.  Y viendo una higuera….” Así que se traga de frutos que se comen. Una de las particularidades de los frutos es que son sabrosos y se ven muy bien. Recuerdo la palabra de Dios en el jardín del Edén donde había un árbol con frutos deliciosos, traigamos la cita: Génesis 2:9Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.”

 

Este tema bien podría ser tomado como la primera clase de un estudio bíblico o en una escuela dominical porque contiene principios básicos de cómo es que funcionamos y que relación tenemos con nuestro Dios: nuestra relación de vida eterna es en base a estar unidos a Jesucristo quien dice ser la vida. Juan 11:25
”Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.” Quiero aclarar que la unión con Jesús no es una unión física como lo es una rama al tronco sino que es una unión en espíritu. Esta unión en espíritu es en base a creer, a reconocer a Jesús como el Hijo de Dios y a obedecerle en todo lo que él nos diga. Creer en Jesús  es el secreto de la vida eterna. Sus palabras lo explican diciendo esto: Juan 17:3Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.” El conocimiento del hijo de Dios, como lo dijimos antes es el secreto de la salvación. Juan 3:18El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.”

 

Piense en esto: un pámpano o sarmiento o ramita vive mientras esté pegado al tronco, si por alguna razón se separa, deja de recibir el alimento que le mantiene con vida, eso es lo que entendemos cuando Jesús dice que somos hijos de Dios, la ramita es un hijo del tronco, nosotros somos ramitas e hijos del tronco que es Jesús Gálatas 3:26pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús;” si dependemos en todo de Jesús el Hijo de Dios, somos sus ramitas o sarmientos y vivimos porque él nos da la vida. Comer su carne y beber su sangre, significa que una ramita vive del alimento del tronco,  Juan 6:54El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.” La ramita o sarmiento come y bebe del tronco, asi nosotros comemos y bebemos de Cristo que es nuestro tronco, no se trata de comer algo sustancial, sino espiritual. Lo de resucitar en el día postrero debemos tomarlo como que estando como ramas de u n árbol silvestre, llega un día en que somos injertados en el olivo natural y eso es lo que debemos entender que hemos pasado de nuestro estado carnal al espiritual en Cristo: Juan 5:24De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.” Ha sido injertado en el tronco donde hay vida eterna que es Cristo.

 

Podemos fácil entender ahora como es que somos hijos de Dios y como es que tenemos vida eterna, por el simple hecho de creer en Jesucristo y eso nos hace estar adheridos al tronco recibiendo vida.

 

Veamos con un poco mas de detalles lo de dar frutos, porque su palabra dice: “el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto;” si seguimos pensando que somos ramitas de un tronco fácilmente podemos pensar que la rama da frutos, pero no olvidemos un detalle que Dios dijo en la creación: Génesis 1:11
”Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así.” En otras palabras lo que Dios busca en nosotros como ramitas es que demos frutos pero que contengan semilla, ¿porqué? El evangelio nos dice que es lo que pasa con la semilla, Lucas 8:11Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios.” ¿Quienes son los frutos que contienen semilla que es la palabra de Dios? Son los hijos que nosotros como ramitas vamos producir. Estos hijos son los hijos de Dios y no hijos carnales, nosotros producimos hijos a Dios cuando por medio de la predica del evangelio hemos sembrado esa semilla Juan 1:13los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.” Pablo se expresa en esta forma: Gálatas 4:19Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros,” es Cristo el que se forma en nosotros cuando hemos sembrado la semilla que es la Palabra de Dios. A esto se refiere Jesús cuando dijo en Mateo 13:23 “Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.” Lo cual quiere decir que podemos dar frutos o hijos a Dios en una proporción de cien, sesenta o treinta por cada uno de nosotros, a eso se le llama el crecimiento del reino de Dios. Abraham recibió esa promesa cuando Dios le dijo: Génesis 22:17de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos.” Mismo mandato que le fue dado a Adán cuando Dios dijo: Génesis 1:28Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.” Repetido a Noé Génesis 9:1Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra.” Y a Ismael Génesis 17:20Y en cuanto a Ismael, también te he oído; he aquí que le bendeciré, y le haré fructificar y multiplicar mucho en gran manera; doce príncipes engendrará, y haré de él una gran nación.”  Éxodo 1:7Y los hijos de Israel fructificaron y se multiplicaron, y fueron aumentados y fortalecidos en extremo, y se llenó de ellos la tierra.” Esa es la idea de Dios que de las semillas se multiplique su reino. A sabiendas que también hay semilla del malo Mateo 13:38
”El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo.”

La alerta que tenemos para todo cristiano es que debe cuidar su actividad y ver si está dando hijos al reino, porque hay una advertencia de Jesús cuando dijo:Yo soy la vid, vosotros los pámpanos;” en otras palabras, él es el tronco y nosotros somos sus ramas, ramas que estamos para dar frutos de lo contrario, dice: (v. 6 “El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.” Esa es la advertencia y el consejo es que prosigamos obedeciéndole cuando mandó diciendo: Marcos 16:15Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.” Y para ello debo explicar que predicar el evangelio no solo es subirse a un pulpito en una iglesia y dar un sermón dominical. Predicar significa hablar sostenidamente de algo sea con palabras o con gestos u obras sea a una, dos o tres o mas personas, el diccionario nos da esta descripción: 1. f. Sermón o plática.2. f. Perorata, discurso vehemente. Jesús hacía la clara distinción cuando decía: Mateo 23:3Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen.” Alguien me preguntó una vez: ¿Puede un mudo obedecer a Jesús predicando el evangelio? Mi respuesta fue esta: el mudo es el mejor ejemplo de un vivir en Cristo porque no usa palabras humanas sino sus propias obras, porque está escrito: Lucas 6:43[ Por sus frutos los conoceréis ] [ (Mt. 7.15-20) ] No es buen árbol el que da malos frutos, ni árbol malo el que da buen fruto.”

 

Vivamos nuestra vida a  plenitud, sepamos que somos ramas de un tronco y que vivimos mientras estemos pegados a él. Ese tronco es Jesús y nuestra misión como ramas es dar frutos y con semilla.

 

Por Victor Manuel Castro Chinchilla, Junio de 2008.

 

 

 

 

 



 

 

junio 8, 2008 - Posted by | Estudios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: