Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

Entrenando discipulos

Entrenando discípulos

 

Mateo 28:19Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;”

1 Corintios 11:1Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.”

 

Todo cristiano debe participar en este entrenamiento de hacerse discípulo y después hacer discípulos de Jesús.  Pablo añade a ello, que seamos imitadores de él. Cabe aclarar por qué Pablo no dijo expresamente que seamos imitadores de Cristo sino que dijo de mi como yo de Cristo. Esto es importante que lo entendamos, Jesús es el Hijo de Dios, y como tal es libre de pecados, mientras que Pablo es como cualquiera de nosotros, un pecador. Pablo es un seguidor de Jesús y hace todo lo que Jesús dijo que hiciéramos para obtener la licencia de ser sus discípulos, Jesús es el Hijo de Dios, Pablo es el discípulo de Jesús y nosotros como humanos pecadores debemos imitar a Pablo que también es humano y pecador pero que sigue fielmente a Jesús. Hay una gran distancia entre lo que es Pablo y lo que somos nosotros, pero al menos es el cristiano que Jesús designó como apóstol para nosotros los gentiles y como tal es digno de imitarle.

 

En primer lugar debemos tener un deseo vehemente de ser un discípulo de Jesús y para ello debemos poner a Pablo como ejemplo. Pablo es un colaborador de Dios en la conversión de los pecadores al cristianismo, 1 Corintios 3:9Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.” Una vez que estemos convencidos que vamos a dejar este mundo de pecado y nos vamos a dirigir por el camino de nuestra salvación, entonces tomemos las cartas del apóstol Pablo y hagamos de ellas un manual para nuestro diario vivir:

 

El deseo vehemente de ser discípulos va a resultar después que nos hayamos dado cuenta que Jesús ha venido al mundo dando su vida por nosotros los pecadores para que no vayamos al infierno sino al Padre eterno que está en los cielos. Algo muy importante debe surgir en nosotros y es la confianza de que nuestra vida necesita ser cambiada y que el único modo de lograrlo es seguir a Jesús tomando como ejemplo del primero en seguirlo que es Pablo. Necesitamos tener a Pablo como el discípulo ejemplar y sus cartas son mas que elocuentes de cómo debemos vivir nuestra vida cristiana para ser salvos.  Hay personas que han sido enseñadas que la salvación no se pierde y que ya Jesús murió por nuestros pecados en la cruz, este dato contribuye a la perdición de muchos que creen en esa enseñanza, nosotros no estamos interesados en que nadie vaya al infierno sino que todos vayamos al cielo y al Padre eterno: si usted es de esas personas que consideran asegurada su salvación, olvídese de las instrucciones que vamos a dar, porque aquí estamos para salvar a los pecadores como lo dijo Jesús: Mateo 9:13Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento.”  Marcos 2:17Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores.”

Los que se sienten santos o justos no necesitan que Cristo los salve, ellos ya se han salvado solos pero será a un cielo que ellos mismos hayan construido porque el cielo de Dios que es nuestra ultima morada es para los pecadores arrepentidos que necesitan ser discípulos de Jesús para ser admitidos por el padre en el cielo eterno de nuestra salvación. Juan 15:8En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.”  Salmos 1:5Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio, Ni los pecadores en la congregación de los justos.”  Proverbios 13:21El mal perseguirá a los pecadores, Mas los justos serán premiados con el bien.”

Decimos que el primer paso es reconocer la urgente necesidad de ser cambiados, Jesús lo advirtió a uno de los principales judíos cuando le dijo: Juan 3:6-8  “Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.  No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.” Y es que para ser aceptado como hijo de Dios debemos haber nacido en el espíritu primero, Romanos 8:7-9  “Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;  y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” Como ven, sin el espíritu de Cristo no podemos ser cristianos y eso involucra nuestra salvación, porque está escrito: Hechos 15:11Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos.”
 Efesios 2:1Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,” ( 2:5) “aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),”  ( 2:8) “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;”

Necesitamos estar convencidos que nuestra salvación depende de nuestra fe en Jesucristo, o sea que depende de que le creamos a Jesús. Jesús dijo  En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.” Entonces nuestro camino a la salvación va a ser comenzando siendo sus discípulos. No perdamos de vista sus palabras “Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” Para ser de Cristo necesitamos de su espíritu y ello involucra ser discípulos o imitadores de Cristo. Nadie que desobedezca esto puede alcanzar su salvación. Filipenses 2:12Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor,”

 El primer paso que necesitamos dar es reconocer que somos pecadores y que como tales no podemos ser salvos aun cuando Cristo haya muerto por nuestros pecados, porque sus palabras revelan: Juan 3:18El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” El que no cree ya ha sido condenado, y eso que Cristo murió por nuestros pecados y que la salvación, según muchos, no se pierde. Importantísimo es reconocer nuestra naturaleza pecadora. Romanos 5:12Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.”  1 Corintios 15:21Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.” Luego es indispensable creer en Jesús quien nos trajo la vida, pero eso no quiere decir que todos seamos salvos aun cuando Cristo haya muerto por todos: Juan 8:12Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” ¿Qué pasa con los que no lo siguen? Juan 12:46Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas.”  Note esto: “para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas.” Y eso de creer es uno de los motivos del entrenamiento como discípulo de Jesús. Hechos 26:18 “para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.”

Cierto que Cristo murió en la cruz y perdonó todos nuestros pecados, pero también es cierto que Cristo murió para darnos vida creyendo en él. Ese creer es lo que nos salva del infierno adicional al perdón que ya hemos obtenido, pero solo el perdón no nos lleva al Padre, Jesús dijo: Mateo 7:21No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.” Cristo murió y nos perdonó pero adicionalmente tenemos que ser obedientes al Padre de lo contrario nuestra entrada al reino está obstruida. Igualmente Cristo murió por todos los pecadores pero adicionalmente hay una restricción para quienes continúan pecando. Aquí una lista de quienes no podrán entrar al reino de los cielos, y déjeme decirle que para ser salvos tenemos que entrar en el reino, si continuamos en el mundo nunca seremos salvos aun cuando Cristo murió por todos nosotros: 1 Corintios 6:8-10  “Pero vosotros cometéis el agravio, y defraudáis, y esto a los hermanos.  ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,  ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.” Y no solo esos, hay mas aun: Jesús dijo: Marcos 10:22-24  “Pero él, afligido por esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: !!Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!  Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: Hijos, !!cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas!”

Estamos revisando todo esto porque hay algunos que creen que Jesús murió por nosotros, que nos perdonó y que no se pierde nuestra salvación, hemos hecho una lista de los que no pueden entrar al reino de los cielos, y eso significa que no pueden alcanzar la salvación. Podría ser que los que creen eso sea que consideran que la salvación se obtiene permaneciendo en el reino del mundo y no en el reino de los cielos o de Dios: Yo estoy plenamente convencido que estando en el mundo no podemos ser salvos, porque hay muchas palabras de Dios que asi lo indican como: Romanos 5:10Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.” Note esto ultimo: “reconciliados”. Otro: Santiago 4:4!!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.”

Definitivamente tenemos que volvernos discípulos de Jesús para poder alcanzar el reino de los cielos y gozar de la salvación prometida. Jesús considera a sus discípulos como su familia y eso no lo puede negar el Padre celestial porque todo lo que Jesús dijo provino del Padre. Mateo 12:49Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos.” Juan 2:12Después de esto descendieron a Capernaum, él, su madre, sus hermanos y sus discípulos; y estuvieron allí no muchos días.”  Por fuerza necesitamos ser sus discípulos y obtener el reconocimiento de ser su familia celestial.

 Los judios son discípulos de Moisés mientras que nosotros somos de Jesús,    Juan 9:28Y le injuriaron, y dijeron: Tú eres su discípulo; pero nosotros, discípulos de Moisés somos.” Los judios creen en Moisés y no en Jesús, Juan 8:31Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos;” así como los judios creen en las palabras de Moisés nosotros los cristianos creemos en las palabras de Jesús. Los judios no se quieren con los samaritanos y también con los cristianos, Juan 13:35En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.” Pero nosotros los cristianos nos amamos los unos a los otros porque somos un cuerpo, el cuerpo de Cristo.

Claramente que de los dice escogidos, dos de ellos no eran sus discípulos, Judas quien lo traicionó y Pedro que lo negó, Juan 18:17Entonces la criada portera dijo a Pedro: ¿No eres tú también de los discípulos de este hombre? Dijo él: No lo soy.” Juan 18:25Estaba, pues, Pedro en pie, calentándose. Y le dijeron: ¿No eres tú de sus discípulos? El negó, y dijo: No lo soy.” Mateo 16:23Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: !!Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.” Mateo 10:33Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.”

¿Le cree usted a Jesús? Si usted está en la disposición de creerle fielmente a Jesús, usted es un candidato a ser su discípulo y por ende a obtener la salvación

Comience ahora mismo a obedecer todo lo que Jesús dijo que hiciéramos y apártese de todo lo que Jesús dijo que no hiciéramos. Comience hoy mismo a sentir admiración por Jesús y diga en oración: Señor yo necesito ser tu discípulo, necesito imitarte en todo, necesito que tu vivas en mi como lo dijo Pablo: Gálatas 2:20
Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.”

Por Victor Manuel Castro Chinchilla, junio de 2008.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

junio 2, 2008 - Posted by | Estudios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: