Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

Dios y el hombre

Dios y el hombre

 

Génesis 6:3Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años.”

 

Dios y el hombre son dos palabras que se oponen entre si por su naturaleza, Dios es espíritu y el hombre es carne, ambas son irreconciliables,  Gálatas 5:16-17 “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.  Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.”

 

Esta condición irreconciliable por naturales, es posible para Dios pero no para el hombre. Dios puede acercarse al hombre pero el hombre no lo puede hacer sin morir. Por mas que el hombre quiera subir a los niveles de Dios, nunca podrá hacerlo y si tratare de hacerlo, Dios se lo impedirá y si por alguna razón lo lograra, Dios lo echará al infierno de fuego, porque el hombre tiene prohibido en su condición carnal, de estar cerca de Dios.

 

Dios se ha acercado al hombre y ha hablado con él, pero a la inversa es totalmente imposible. En el libro del Exodo, cuando Moisés fue ordenado por Dios para ir a Egipto y sacar al pueblo hebreo de la esclavitud y llevarlo a una nueva tierra, Dios se le apareció a Moisés en una zarza ardiendo y es bueno que conozcamos todo lo que Dios le dijo a Moisés. Vamos al libro de Éxodo 3:1-6 “Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios.  Y se le apareció el Angel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía.  Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema.  Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: !!Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí.  Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es.  Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios.” (v.10) “Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel.”

Exodo 19: 18-25 “Todo el monte Sinaí humeaba, porque Jehová había descendido sobre él en fuego; y el humo subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremecía en gran manera. El sonido de la bocina iba aumentando en extremo; Moisés hablaba, y Dios le respondía con voz tronante.  Y descendió Jehová sobre el monte Sinaí, sobre la cumbre del monte; y llamó Jehová a Moisés a la cumbre del monte, y Moisés subió.  Y Jehová dijo a Moisés: Desciende, ordena al pueblo que no traspase los límites para ver a Jehová, porque caerá multitud de ellos.  Y también que se santifiquen los sacerdotes que se acercan a Jehová, para que Jehová no haga en ellos estrago.  Moisés dijo a Jehová: El pueblo no podrá subir al monte Sinaí, porque tú nos has mandado diciendo: Señala límites al monte, y santifícalo.  Y Jehová le dijo: Ve, desciende, y subirás tú, y Aarón contigo; mas los sacerdotes y el pueblo no traspasen el límite para subir a Jehová, no sea que haga en ellos estrago. Entonces Moisés descendió y se lo dijo al pueblo.” Exodo 20:18-23 “Todo el pueblo observaba el estruendo y los relámpagos, y el sonido de la bocina, y el monte que humeaba; y viéndolo el pueblo, temblaron, y se pusieron de lejos. Y dijeron a Moisés: Habla tú con nosotros, y nosotros oiremos; pero no hable Dios con nosotros, para que no muramos. Y Moisés respondió al pueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis.  Entonces el pueblo estuvo a lo lejos, y Moisés se acercó a la oscuridad en la cual estaba Dios.  Y Jehová dijo a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Vosotros habéis visto que he hablado desde el cielo con vosotros.  No hagáis conmigo dioses de plata, ni dioses de oro os haréis.”

 

Exodo 24: 1-2 “Dijo Jehová a Moisés: Sube ante Jehová, tú, y Aarón, Nadab, y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; y os inclinaréis desde lejos.  Pero Moisés solo se acercará a Jehová; y ellos no se acerquen, ni suba el pueblo con él.” Exodo 24:15-18 “Entonces Moisés subió al monte, y una nube cubrió el monte.  Y la gloria de Jehová reposó sobre el monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días; y al séptimo día llamó a Moisés de en medio de la nube. Y la apariencia de la gloria de Jehová era como un fuego abrasador en la cumbre del monte, a los ojos de los hijos de Israel.  Y entró Moisés en medio de la nube, y subió al monte; y estuvo Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches.”

Exodo 33:20 “Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá.”

Ya vimos que el hombre no puede acercarse a Dios. Pero Dios si puede acercarse al hombre, Dios es espíritu y el hombre es carne, Dios hizo una promesa: Joel 2:28Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.”  Hechos 2:2-4  “Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;  y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.  Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.” Juan 20: 21-22 “Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío.  Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo.”

Dios ha cumplido su promesa, Dios ha enviado su espíritu a morar en nosotros, 1 Corintios 3:16¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” 1 Corintios 6:19¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” Romanos 8:9Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.”

Aquello que era imposible, ahora es posible no porque el hombre haya hecho algo sino porque Dios así lo quiso y derramó su espíritu sobre toda carne. Mateo 19:26Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.” Efesios 2:8-10  “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;  no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. “

El hombre no puede acercarse a Dios pero Dios si puede hacerlo, Dios ha hecho morada en el hombre, Dios vive en el hombre, dentro de él, no fuera de él. Para hablar con Dios, el hombre tiene que hacerlo en secreto, de espíritu a espíritu. Jesús nos enseñó la manera correcta, Mateo 6: 5-6 “Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.  Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.” Hechos 7:47-49  “Mas Salomón le edificó casa; si bien el Altísimo no habita en templos hechos de mano, como dice el profeta: El cielo es mi trono,    Y la tierra el estrado de mis pies.   ¿Qué casa me edificaréis? dice el Señor;  ¿O cuál es el lugar de mi reposo? “ Hechos 17: 24-25 “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas,  ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.”

Los hombres se reúnen para hablar con Dios y esto se llama iglesia, Mateo 18:20Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” Y el objeto de la iglesia es la edificación o crecimiento espiritual teniendo a Jesucristo como fundamento. 1 Corintios 14:26¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación.” La iglesia es en cualquier lugar donde dos o tres se hayan reunidos alrededor de Jesucristo, en la iglesia no hay un jefe o un superior, todos son hermanos, Mateo 20:25-27  “Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad.  Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo;” 1 Corintios 1:10Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.” La iglesia no tiene un hombre como cabeza sino a Jesucristo el cual es a la vez el fundamento de la iglesia. Efesios 5:23porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.”  Colosenses 1:18y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia;”

Espero que no os dejaréis engañar mas por ningún hombre, y que no pongáis a los hombres por encima de los demás. Mateo 24:11Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;” Efesios 4:14para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo” No hay otra cabeza, la única es Cristo y ningún hombre es superior a los demás, tampoco hay representantes de Dios en la tierra ni de Cristo, 1 Juan 2:1Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.” Ningún hombre por mas alto que se haya puesto o lo hayan levantado es aceptado por Dios: Lucas 16:15Entonces les dijo: Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres; mas Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación.” Mateo 16:23Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: !!Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.”

Nosotros somos templo del Espíritu Santo y como tal debemos vivir, adorando a Dios en espíritu y en verdad, Juan 4:23Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.” Mateo 23:9Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos.”

No caigamos en la desobediencia delante de Dios, Efesios 5:6Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia.”

Pablo nos recomienda: Colosenses 3:4-6  “Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.   Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;  cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, “ y dejemos de ser niños, ya es tiempo que maduremos espiritualmente dejando las divisiones entre nosotros, 1 Corintios 3:1-3 “De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía,  porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? “Efesios 4:12-16  “a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,  hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;  para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,  de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.”

Por Victor Manuel Castro Chinchilla, mayo de 2008.

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

   

 

 

 

 

mayo 17, 2008 - Posted by | Estudios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: