Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

Depositando en el cielo

Depositando en el cielo

 

Mateo 6:19-20 “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan;  sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.”

 

Hay dos maneras de enriquecerse, uno es haciendo tesoros en la tierra y otro en el cielo. Dios nos dice que evitemos hacerlo en la tierra y que lo hagamos en el cielo. Hay una gran diferencia entre ambos, no es lo mismo. Mucha gente prefiere no escuchar la voz de Dios y busca acumular riquezas en la tierra pagando el precio que Dios ha establecido para ellos cuando dijo: Mateo 19:23Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos.” Y dice difícil porque ciertamente hay una posibilidad, cual es: poder pasar un camello por el ojo de una aguja, “Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.”   

 

El mundo, ha entrado en una carrera afanosa de posesión, todo el mundo desea tener mas y mas, nadie se conforma con lo que Dios le ha dado sino que quieren mas, así la gente se “prepara” estudiando, porque ciertamente la capacitación es necesaria para obtener riquezas, y trabajan afanosamente todos los días para mantener su condición económica o para mejorarla.

 

El consejo de Dios es este: “No os hagáis tesoros en la tierra, sino haceos tesoros en el cielo” ¿Por qué? Dios hasta nos explica el por qué y dice: en la tierra  “la polilla y el orín corrompen, y los ladrones minan y hurtan.” En cambio dice que en el cielo “ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.”

Es muy claro el mensaje divino, sin embargo a mucha gente le encanta trabajar y hacerse rico en la tierra para que la polilla y el orín corrompan y para que los ladrones le minen y le hurten. Parece contradictorio que se afane tanto en obtener algo que será para los ladrones por un lado y que se arruinará por el otro lado en vez de poner todas sus riquezas en el cielo y disfrutas siempre de ellas porque no habrá ladrones ni corrosión. Mucha gente esto lo ve un poco teórico o inalcanzable, pero no es así, lo que Dios nos aconseja es factible cien por ciento en este mundo donde vivimos.  

 

Quizá el problema de no poder hacer depósitos en el cielo es que la gente no sabe como hacerlo, porque si lo supieran, no lo pensarían dos veces y lo harían automáticamente. Todos hemos visto como la gente mueve sus capitales de un banco a otro tan pronto como se enteran que ese banco no anda bien financieramente o que hay otro que paga mejores intereses, pues con esa misma velocidad que mueven de un banco a otro, deberían mover de la tierra al cielo. El problema es como hacerlo y la desconfianza que podría surgir.

 

Nuestro Señor, Jesucristo, dio una cátedra sobre este tema y dijo: Lucas 14:12-14  “Dijo también al que le había convidado: Cuando hagas comida o cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos; no sea que ellos a su vez te vuelvan a convidar, y seas recompensado.  Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos;  y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos.”  Hechos 20:35En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.”

 

Lo que Dios busca, y por eso nos da, es que le demos a los necesitados, esa es la manera como Dios trabaja para suplir las necesidades de los pobres. Dios usa a los pobres para que los ricos puedan salvarse, esto no es una teoría mía, ya lo ha dicho el Señor. Veamos un pasaje donde un rico pretendía tener la vida eterna y el consejo que Jesús le dio, abran su Biblia en Marcos 10:17Al salir él para seguir su camino, vino uno corriendo, e hincando la rodilla delante de él, le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? “ (v.v. 19.21) “Los mandamientos sabes: No adulteres. No mates. No hurtes. No digas falso testimonio. No defraudes. Honra a tu padre y a tu madre. El entonces, respondiendo, le dijo: Maestro, todo esto lo he guardado desde mi juventud.  Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz.” Y el final de esta conversación fue esto: (v.v.22-23)  “Pero él, afligido por esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: !!Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! “ y agregó:” Hijos, !!cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas!”

Como ven, el deseo de Dios es la salvación de los ricos, y el mejor camino no es volverse pobre sino pasar sus depósitos terrenales al cielo, volverlos aceptables delante de Dios. Este procedimiento es en alguna manera practicado por los malos en la tierra, ellos le llaman el lavado del dinero y consiste en poner capitales que han sido robados a la orden de instituciones de beneficencia pública para seguir robando pero ya no a escondidas sino a la luz del publico y con su aprobación y beneplácito. Pero a Dios no se le puede engañar, Dios conoce mas que nosotros nuestras intenciones y obras, el hombre se puede engañar a si mismo y engañar a otros pero nunca a Dios.  

Lo que estoy diciendo es que no es necesario volver pobre como algunos piensan al igual que ese joven rico que se fue triste, lo importante es que su corazón no esté lleno de maldad y avaricia. Sino que todo lo que tiene sea bendecido al no ser acumulado sino que los necesitados comiencen a disfrutar de lo que usted tiene. Si usted regala algo, usted será bendecido recibiendo de regreso no lo mismo sino algo mas, porque su palabra dice: “Más bienaventurado es dar que recibir.” Entiende esto? De lo que usted de, recibirá mas  para que siga dando y a la vez que usted disfrute, usted no quedará pobre, pobre quedará aquel que acumnula riquezas en la tierra “donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; “ por eso dije que el rico se volverá pobre si no da a los pobres pero se hará mas rico si da a los necesitados: eso es lo que significa hacer tesoros en el cielo. Por favor no piensen que Jesús quiso decir que nuestra riqueza debe desaparecer, el lo que dijo es que se lo demos a los pobres pero no dijo que nos volvamos pobres, darlo a los pobres es hacerles participe de lo que tenemos porque si damos a los pobres Dios nos dará mas y mas o sea que nunca estaremos faltos de nada. Bien dice Filipenses 4:19Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” ¿Qué son las riquezas en gloria? Las riquezas en gloria son las riquezas en el cielo que han sido aumentadas porque su palabra se ha cumplido en nosotros cuando dice: “Más bienaventurado es dar que recibir.”

Dios no miente si Dios ha dicho que él suplirá todo lo que haga falta, así será y nadie ni nada podrá desvanecer lo que Dios haga, si Dios dice que las riquezas no serán minadas ni hurtadas, eso es así, es real y verdadero. Nadie que haya sido enriquecido por Dios se vuelve pobre pero aquel que ha sido enriquecido robando o minando, nada ha hecho porque esas riquezas volverán a los pobres. Proverbios 28:8El que aumenta sus riquezas con usura y crecido interés, Para aquel que se compadece de los pobres las aumenta.” ¿Entiende usted esto? Las riquezas del usurero serán entregadas a quien esté dando a los pobres para que siga dando, esa es la mecánica de Dios: Pablo escribió esto: 2 Corintios 8:1-3 “Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia;  que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad. Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas, “

Dios es misericordioso y en su corazón esta el anhelo de salvación a todos, ricos y pobres, por eso sus consejos no deben ser puestos aparte sino atenderlos porque son para bien nuestro, Jeremías 9:23Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas.” 1 Timoteo 6:17A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.” Salmos 23:1-3 “Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar;  Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma;   Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.”

 

No os hagáis tesoros en la tierra y cuando invites, acuérdate de los pobres, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos; no sea que ellos a su vez te vuelvan a convidar, y seas recompensado.  Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos;  y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero Dios si te recompensará, piénsalo dos veces.

 

Por Victor Manuel Castro Chinchilla, mayo de 2008.

 

 

 

 

 

 

mayo 16, 2008 - Posted by | Estudios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: