Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

Santificado sea tu nombre

Santificado sea tu nombre

 

Levítico 22:32Y no profanéis mi santo nombre, para que yo sea santificado en medio de los hijos de Israel. Yo Jehová que os santifico,”

 

Jesús al enseñar como debemos orar, y dirigiéndonos al Padre nuestro que está en los cielos, nos pide que declaremos el nombre de Dios como santo y que le mantengamos santificado. “Santificado sea tu nombre”.

Dios mostró a Moisés en el cielo un modelo del tabernáculo que deseaba fuese construido en la tierra y le resumió diciéndole que fueran tres secciones: el Atrio como las afueras del templo, el Lugar Santo y el Lugar Santísimo. El atrio era el espacio para que el pueblo se acercara a las afueras del Templo, el Lugar Santo espacio para los sacerdotes y los sacrificios y Lugar Santísimo para Dios.  

Ya hemos visto que nosotros somos ese tabernáculo, ese templo de Dios, ya lo dijo el apóstol Pablo: 1 Corintios 3:16¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” Nuestro cuerpo, como templo tiene esos mismos tres sectores, el atrio que es la carne, el Lugar Santo que es el Alma y el Lugar Santísimo que es el Espíritu. Nuestra vida comienza estando en la carne y por eso somos llamados pecadores o del mundo, luego nos volvemos sacerdotes al entrar en el Lugar Santo y creer en Jesucristo para acercarnos a Dios ubicado en nuestro espíritu que es el Lugar Santísimo.

Para santificar nuestra vida, tenemos que pasar del Atrio al Lugar Santísimo y eso significa por fuerza haber pasado por el Lugar Santo que es el sacrificio de la muerte de Jesús. Nadie puede acercarse a Dios sin Jesús de intermedio, así lo dice Jesús cuando dijo: Juan 14:6Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”

Santificar algo o alguien es ponerlo aparte para Dios, eso es prepararlo en el lugar Santo para ser trasladado al Lugar Santísimo. Nosotros somos santos para Dios  y eso significa somos separados para Dios, la palabra santo según el diccionario significa purificarse, separarse de toda contaminación, de todo mal.  Cuando oramos y decimos “santificado sea tu nombre” no es una alabanza sino una declaración nuestra que aparataremos el nombre de Dios y no lo contaminaremos con nada del mundo por eso a continuación decimos: “hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo” el nombre de Dios es santo y por lo tanto no podemos mezclar su nombre con las cosas mundanas, terrenales o pecaminosas. Dios tiene apartado para él o sea santificado el día de reposo como lo dice en Éxodo 16:23
”Y él les dijo: Esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo día de reposo, el reposo consagrado a Jehová; lo que habéis de cocer, cocedlo hoy, y lo que habéis de cocinar, cocinadlo; y todo lo que os sobrare, guardadlo para mañana.” Éxodo 31:14Así que guardaréis el día de reposo, porque santo es a vosotros; el que lo profanare, de cierto morirá; porque cualquiera que hiciere obra alguna en él, aquella persona será cortada de en medio de su pueblo.” Un lugar que es apartado para Dios también es santo como lo dice en Hechos 7:33Y le dijo el Señor: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar en que estás es tierra santa.” Éxodo 29:31Y tomarás el carnero de las consagraciones, y cocerás su carne en lugar santo.”

 

Las personas también son santas como en Éxodo 22:31 ”Y me seréis varones santos.”  Una persona es santa si es apartada del mundo para consagrarse a Dios únicamente como Levítico 11:44Porque yo soy Jehová vuestro Dios; vosotros por tanto os santificaréis, y seréis santos, porque yo soy santo; así que no contaminéis vuestras personas con ningún animal que se arrastre sobre la tierra.”  Levítico 19:2Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios.” Levítico 20:7Santificaos, pues, y sed santos, porque yo Jehová soy vuestro Dios.” Levítico 20:26Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos.” Números 6:5Todo el tiempo del voto de su nazareato no pasará navaja sobre su cabeza; hasta que sean cumplidos los días de su apartamiento a Jehová, será santo; dejará crecer su cabello.” Números 15:40Para que os acordéis, y hagáis todos mis mandamientos, y seáis santos a vuestro Dios.”

 

El nombre de Dios es santo porque es apartado, respetado, consagrado y adorado. Dios es santo y su nombre debe ser santo. Nosotros los creyentes en Cristo también somos santos como lo dice en 1 Pedro 2:9Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;” Dios parta para ser santo a todo varón que es el primer hijo (primogénito) en una familia, Lucas 2:23(como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abriere la matriz será llamado santo al Señor ),  Las personas siendo templo del Espíritu Santo y consideradas como santos no podemos tener relaciones con animales como lo menciona Mateo 7:6No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen.”  

 

El mundo considera santa a una persona solo si ha hecho en su vida algún milagro, pero para Dios y para su pueblo, santo es toda persona que es apartada para Dios del mundo y del pecado. Dios nos ha hecho santos a todos, pero el pecado nos ha robado la santidad que Dios nos dio. Y para eso Jesús nos perdona los pecados y nos lleva al Padre en santidad. 1 Pedro 1:14-16  “como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia;

sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir;  porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.”

 

Llevar una vida santa es vivir en Cristo apartado del pecado, ¿Cómo lograrlo?  Pablo nos da la siguiente receta: Romanos 8:12-14  2Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne;  porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.  Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.”  Romanos 8:1-4 “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.  Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne;  para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”  

Busquemos vivir en el espíritu como hijos de Dios y no andemos satisfaciendo la carne, fuimos hechos a semejanza de Dios y por lo tanto nuestra vida debe ser santa para Dios. Somos el templo del Espíritu Santo y Dios mora en nosotros. “Sed santos, porque yo soy santo” Santificado sea tu nombre, no mezclemos el nombre de Dios con lo profano del mundo, Dios es santo y nosotros debemos ser santos también.

 

Por Victor Manuel Castro Chinchilla, abril 2008.

 

mayo 3, 2008 - Posted by | Estudios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: