Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

Adorando postrado

Adorando postrado La palabra postrar viene del latín “prostrāre” que significa: Rendir, humillar o derribar algo. Enflaquecer, debilitar, quitar el vigor y fuerzas a alguien.. Arrodillarse o ponerse a los pies de alguien, humillándose o en señal de respeto, veneración o ruego. Los religiosos, adoran a sus dioses inclinándose delante de ellos o bien arrodillándose o hasta colocando su rostro en el suelo. Este tipo de adoración fue solicitado por Satanás a Jesús y ofreciéndole todas las riquezas de éste mundo como una recompensa si lo adorare  postrado Lucas 4:  5-7 “Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy.  Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos.” la respuesta del Señor fue: “Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás” El mundo en general trata de agradar a sus dioses postrándose en adoración. En el cristianismo, no se utiliza este tipo de adoración por cuanto nuestra relación con el Dios viviente es de corazón y no exterior, Jesús dejó esta declaración en Juan 4:23 “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.” Si usted está adorando a Dios, ¿Cómo lo hace? Postrándose en tierra o adorándole en espíritu y en verdad?   El espíritu es sinónimo de cielo y en estos pasajes podemos ver los dos extremos: el cielo y la tierra. Satanás busca que le adoremos postrados pero Dios busca adoradores en espíritu. Yo no quiero que usted cambie su manera de adorar a Dios, usted puede usar las posiciones que desee para adorarle pero si quiero que usted establezca una diferencia, adorar en espíritu o adorar postrado en tierra. Tenemos delante de nosotros una escalera vertical, arriba en los cielos está Jesucristo y abajo en la  tierra está Satanás. ¿Dónde pone usted su mirada? ¿La pone en el cielo o la pone en la tierra? Recordamos entonces aquel pasaje cuando Jesús y Pedro conversaban acerca de la inminente muerte del Señor, Pedro decía a Jesús que ojalá no sucediera su muerte y la respuesta del Señor fue: Mateo 16:23 “!!Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.” De lo que podemos aprender que si nuestra mirada está puesta en el cielo todo andará bien con nosotros pero si la ponemos en las cosas terrenales tendremos problemas con Dios. Lo satánico es ver para abajo y lo divino es mirar para arriba. Hubo un momento en aquellos tiempos que Jesús investigaba la opinión de la gente alrededor del concepto que ellos tenían del Hijo del Hombre. Veamos este pasaje en Mateo 16:13-17 “Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?  Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?  Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.”Notemos los dos extremos, los discípulos estando con su mirada en los hombres le respondieron: ”Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas”, pero el apóstol Pedro habiendo puesto su mirada al cielo le contestó: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente” ¡Aleluya!, Pedro, a ti te digo: “no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.” Nuestro pensamiento en todo momento viaja a donde quiere y buscará el tesoro que tenemos, si es tesoro en la tierra buscará lo terrenal pero si es celestial buscará lo divino. Usted puede ver las cosas desde puntos de vista diferentes, las puede ver desde el ángulo material o físico o las puede ver desde lo alto, lo espiritual, lo invisible. Esto es tener fe. La Biblia nos enseña que Jesús hablaba en términos de que deberíamos ver las cosas que no se ven como si se vieran.  La adoración a Dios no debe ser de labios porque Dios conoce eso y no podemos engañarlo. Dios es espíritu y la adoración debe ser en espíritu, nuestra mirada debe estar puesta en las cosas de Dios y nuestros ojos puestos en Jesús. Las intenciones de nuestro corazón determinan la verdad de nuestra vida, no podemos decir que adoramos a Dios si nuestro corazón está apuesto en las riquezas. Mateo 6:24 “Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.”  Nuestra mirada puede estar en lo terrenal o en lo celestial, todo depende del instante en que nos encontremos y nuestra posición delante de Dios. Usualmente un pecador no tiene su mirada en las cosas de Dios porque sus pensamientos son malos. Hay un pasaje en la Palabra de Dios que nos dice esto en Mateo 15:19Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.” Y también depende del concepto que tengamos de las cosas, si son puras o impuras como lo dice en Tito 1:15Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas.” Nuestra adoración a Dios debe ser en espíritu y en verdad, no en la boca, no en el cuerpo, no en las manos, sino con todo el corazón. En forma general el pueblo trata de darle honra a Dios con sus labios pero a Dios nadie lo puede engañar, Dios conoce nuestros más íntimos pensamientos y por eso la Palabra de Dios dice en Mateo 15:8Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran,   Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.”  Esto es muy típico en las religiones, la gente se ha adornado de un sinnúmero de reglas o disposiciones en los templos que según ellos tienen como objetivo adorar a Dios, pero caen en ese dicho del Señor que dice: “Este pueblo de labios me honra;” Un día fui invitado a un templo religioso y al momento del partimiento del pan, uno de los servidores en el templo se acercó a mi para ofrecerme el pan, yo acostumbrado a ello, coloqué mis dos manos juntas y las extendí hacia el oferente, pero él se resistió a entregarme el pan porque mis manos no estaban una sobre la otra en forma de cruz, me increpó preguntándome si yo no sabía como colocar mis manos, mi reacción fue retirarlas y negarme a tomar el pan como el lo pedía, porque vino a mi mente la cita bíblica que nos habla de ello y me di cuenta que estaba en una reunión de mandamientos de hombres, de esos que en vano tratan de honrar a Dios, la cita en mención aparece en el libro de Hechos 2: 44-47 “Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón,  alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.” Mi respuesta al servidor fue: “Dios te bendiga” y el continuó repartiendo el pan sin habérmelo entregado a mi. Muchas personas que sirven en los templos y específicamente en la repartición del pan ignoran que este culto, proviene de la salida de Egipto en lo que se conoce como comer la pascua y los panes sin levadura, ceremonia que los israelitas celebraban año con año por instrucciones dadas por Dios a Moisés la que podemos ver en Éxodo 12:15-18 “Siete días comeréis panes sin levadura; y así el primer día haréis que no haya levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado desde el primer día hasta el séptimo, será cortado de Israel.  El primer día habrá santa convocación, y asimismo en el séptimo día tendréis una santa convocación; ninguna obra se hará en ellos, excepto solamente que preparéis lo que cada cual haya de comer.  Y guardaréis la fiesta de los panes sin levadura, porque en este mismo día saqué vuestras huestes de la tierra de Egipto; por tanto, guardaréis este mandamiento en vuestras generaciones por costumbre perpetua.  En el mes primero comeréis los panes sin levadura, desde el día catorce del mes por la tarde hasta el veintiuno del mes por la tarde.” Esta ceremonia se vino repitiendo desde la salida de Egipto hasta aquel día en el aposento alto cuando Jesús comió la última cena con sus discípulos, pues todo ello no era otra cosa que un adelanto al sacrificio del Señor, a quien Juan identificó como el Cordero de Dios, cuando dijo: Juan 1:29El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” Jesús era aquel cordero que comían en el desierto y que Jesús lo conmemoró en su última cena, se llama última no por ser la última cena de Jesús sino porque es la última pascua que se come. Lucas 22:1 “Estaba cerca la fiesta de los panes sin levadura, que se llama la pascua.” (v 7) “Llegó el día de los panes sin levadura, en el cual era necesario sacrificar el cordero de la pascua  (v 15) “Y les dijo: !!Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca!” 1 Corintios 5:7
“Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.”
 La celebración del partimiento del pan ha continuado sucediendo por los siglos en recuerdo de Jesús quien lo dejó para recordar sus palabras que dijo: “guardaréis este mandamiento en vuestras generaciones por costumbre perpetua.”, los primeros cristianos lo hacían en la forma correcta, que dice : “Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón,  alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo.” Hacerlo en otra forma es caer en aquello de Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran,   Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.” Nosotros los cristianos, no debemos ser “hipócritas” como los fariseos, nuestro cristianismo no es solo bajo techo en los templos sino las 24 horas del día, todos los días y todos los años de nuestra vida, Dos cosas ha dicho Dios: Hechos 17:24El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas,” y  2 Corintios 6:16¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo.” Y de acuerdo a ello, Dios no está dentro de los templos donde los incrédulos lo buscan sino está adentro de nosotros. 1 Corintios 6:19¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” ¿Por qué buscar a Dios donde no está? Y porque no buscarlo donde está? Eso se llama “estar ciegos” y por eso la Palabra les dice: Habacuc 1:13Muy limpio eres de ojos para ver el mal, ni puedes ver el agravio; ¿por qué ves a los menospreciadores, y callas cuando destruye el impío al más justo que él,” Ezequiel 12:2Hijo de hombre, tú habitas en medio de casa rebelde, los cuales tienen ojos para ver y no ven, tienen oídos para oír y no oyen, porque son casa rebelde.”Juan 4:23 “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.”Por Víctor Manuel Castro Chinchilla Noviembre 2007.       

diciembre 3, 2007 - Posted by | Estudios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: