Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

Dios suplirá

Dios suplirá Mateo 6:19-21” No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.  Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.”

Filipenses 4:19Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.”

 

Que preciosa palabra y que llena de esperanzas para quienes están en Cristo Jesús: Dios suplirá todo lo que haga falta. Esto que estamos leyendo es lo que se conoce como sembrar en el cielo. Contrariamente a lo que significa hacerse un tesoro en la tierra para que termine en manos de los ladrones o para que se deteriore por la misma naturaleza, el hacerse tesoros en el cielo, no solo estará seguro de la ausencia de la corrupción sino que garantizado habrá abundancia hasta mas no poder como lo deja dicho el profeta en Malaquías 3:10Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.”

 

Estamos viendo aquí un escenario con dos naturalezas totalmente opuestas, como es siempre cuando leemos la Palabra de Dios: El cielo y la tierra. Todo lo que hagamos en el cielo es perfecto, es precioso y es permanente,, al contrario de lo que hagamos en la tierra, lo cual es corrupto, dañino, malo y perecedero. El hombre natural es terrenal, de la tierra, pero el hijo del reino es celestial, del cielo. Donde pongamos nuestro tesoro allí estará nuestro corazón. Si ponemos tesoros en la tierra, nuestro corazón será terrenal, pero si los ponemos en el cielo, nuestro corazón será celestial.

 

Las cosas del cielo son de Dios y las cosas de la tierra son del diablo. Una cosa es las riquezas de Dios en el cielo y otras son las del diablo en la tierra. Jesucristo quien dijo que no era de este mundo, fue tentado a poseer todas las riquezas del mundo y su respuesta fue la siguiente, veamos el relato en la Palabra de Dios: Mateo 4:8-10  “Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares.  Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.” Porque también está escrito: Mateo 6:24
”Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.” Las riquezas terrenales no pueden ser llevadas al cielo como lo dice en  Marcos 10:23Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: !!Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!” Las riquezas verdaderas son las que provienen de Dios y no de la tierra, así como está escrito en Deuteronomio 8:18Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día.”

Lo correcto es que usted traiga los diezmos al alfolí. ¿Qué significa eso? Antes que nada, quiero que quite de su mente la idea generalizada de que los diezmos son para Dios, los diezmos son para el alfolí, para que haya alimento en la casa de Dios. Dios no necesita dinero de ningún hombre, el dinero es para los hombres tal como fue respondido por Jesús al preguntársele lo siguiente: Mateo 22:16-21  “Y le enviaron los discípulos de ellos con los herodianos, diciendo: Maestro, sabemos que eres amante de la verdad, y que enseñas con verdad el camino de Dios, y que no te cuidas de nadie, porque no miras la apariencia de los hombres.  Dinos, pues, qué te parece: ¿Es lícito dar tributo a César, o no?  Pero Jesús, conociendo la malicia de ellos, les dijo: ¿Por qué me tentáis, hipócritas? Mostradme la moneda del tributo. Y ellos le presentaron un denario.  Entonces les dijo: ¿De quién es esta imagen, y la inscripción?  Le dijeron: De César. Y les dijo: Dad, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios.” ¿Qué le vamos a dar a Dios? Aquí quiero que por favor pongan mucha atención para que puedan salir del error de pretender dar dinero a Dios. Vamos a dar la respuesta a esta última pregunta: ¿Qué le vamos a dar a Dios? Ponga mucha atención a la clase de diezmo que le vamos a dar a Dios y cual es el real valor de lo que significa hacerse tesoros en el cielo para que Dios abra las compuertas de los cielos y haya bendición hasta que sobreabunde. Primero definamos lo que es diezmo. Vamos a Levítico 27:30Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová es; es cosa dedicada a Jehová.” Y antes de continuar con este tema, debemos poner un filtro para que nuestra mente no se vaya a contaminar con lo terrenal y es esta palabra de Dios: 1 Corintios 2:14Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.” ¿Por qué discernirse espiritualmente y no terrenalmente? Por lo que antes dijimos, lo celestial es de Dios y lo terrenal del diablo. Si usted pone su tesoro en el cielo, está del lado de Dios pero si lo pone en la tierra, con los hombres, está del lado del diablo, veamos esto antes de seguir, mire como Jesús califica las cosas si son celestiales o terrenales, Mateo 16:23Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: !!Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.” Pues tomando esto como base quiero que piense en los diezmos, si son diezmos de Dios o del diablo.

Pongamos ejemplos de lo que significa dar a Dios algo: Si usted piensa celebrar alguna fecha o conmemorar algún acontecimiento y tiene planes de invitar a un banquete o cena o reunión como lo quiera llamar, lo primero que usted hace es una lista de sus invitados, sus parientes, amigos y vecinos  y toma en cuenta a aquellos que ya le han invitado a usted en otras ocasiones, pero vea lo que Jesús enseña como correcto: Lucas 14:13Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; “ ¿Por qué debo hacerlo así y no como yo deseo? Aquí está la respuesta:   (v 14) “y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos.” Eso es hacerse tesoros en el cielo. Y veamos lo que sucederá al final de los tiempos cuando  Jesús venga por sus escogidos: Mateo 25:33-35  “Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.  Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.” Alguien podría decir: Si eso está bien pero ¿como se que se lo di a Dios? Vea la respuesta de Jesús: (v 40) “De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” Eso es acumular tesoros en el cielo de donde vendrán las lluvias de riquezas que Dios derrame sobre nosotros. El diezmo es de Dios conforme lo dice en Levítico 27:30Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová es; es cosa dedicada a Jehová.” Y ¿que es el diezmo de la tierra? ¿Cuál tierra? Por favor, no confundir, el diezmo tiene que ser de la tierra.

Recordemos que el diezmo es de la tierra, como del fruto de los árboles, de Dios es. Jesús lo dijo en Juan 15: 1-2 “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.  Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. “ (vv  4-8) “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.  Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.  En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.”  Si, pero estamos hablando de la tierra y no de los árboles, bien, entonces vayamos a Mateo 13:23Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.” No se olvide que el hombre natural (terrenal) no puede entender las cosas celestiales. Juan 3:12Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?”  1 Corintios 15:40Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales; pero una es la gloria de los celestiales, y otra la de los terrenales.” 1 Corintios 15:48Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales.”

Sea como fuere, usted debe hacerse tesoros en el cielo, donde los haya puesto allí estará su corazón y si los ha puesto en el cielo dándole a los necesitados, usted ha depositado grandes sumas de riquezas que le lloverán todos los días de su vida. Si usted no pone sus riquezas en el cielo, usted estará robándole a Dios como lo dijo también el profeta en Malaquías 3:9-11  “Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.  Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.  Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos.”  El alfolí es en manos de Dios para los pobres, no en manos de los hombres para los ricos.

Espero que haya podido entender las cosas celestiales y que haya puesto su corazón en las cosas de Dios y no en las de los hombres.

 

Por Víctor Manuel Castro Chinchilla Septiembre 2007.

   

 

     

septiembre 29, 2007 - Posted by | Estudios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: