Victorcastro’s Weblog

Just another WordPress.com weblog

La ofrenda que agrada a Dios

<!– /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} a:link, span.MsoHyperlink {color:blue; text-decoration:underline; text-underline:single;} a:visited, span.MsoHyperlinkFollowed {color:purple; text-decoration:underline; text-underline:single;} p {mso-margin-top-alt:auto; margin-right:0cm; mso-margin-bottom-alt:auto; margin-left:0cm; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} span.keywordresultextras {mso-style-name:keywordresultextras;} span.sup {mso-style-name:sup;} @page Section1 {size:595.3pt 841.9pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:35.4pt; mso-footer-margin:35.4pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>
/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;}

La ofrenda que agrada a Dios

Génesis 4:4Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda;” Marcos 9:49Porque todos serán salados con fuego, y todo sacrificio será salado con sal.”

El apóstol Pablo dice: Romanos 12:1Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.” 1 Corintios 6:19¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?”

Hermanos, vamos a estudiar este día un tema muy poco o nada conocido en la literatura cristiana. Se trata de nuestro sacrificio carnal. Nuestro primer verso dice que Dios vio con agrado la ofrenda de Abel consistente en lo más gordo de sus ovejas primogénitas. El asunto de Abel debemos tomarlo como es, una prefigura de Cristo, porque las mismas escrituras dice: Éxodo 12:6Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes.” (tres de la tarde) Levítico 23:5En el mes primero, a los catorce del mes, entre las dos tardes, pascua es de Jehová.” Y Marcos 15:34
”Y a la hora novena Jesús clamó a gran voz, diciendo: Eloi, Eloi, ¿lama sabactani? que traducido es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”La hora novena son las tres de la tarde o sea entre las dos tardes. En otras palabras Abel está agradando a Dios con un sacrificio que mas adelante vemos que es el sacrificio de Jesús. Aquella pascual, aquel corderito que se sacrificaba entre las dos tardes, ese es Jesús, mismo cordero que Abraham mencionó en Génesis 22:8Y respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos.” Estamos identificando a la oveja de Abel, al cordero de Abraham, mismo que Juan Bautista identifica cuando dice: Juan 1:29El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”

Ese sacrificio de Jesús que agrada al Padre, es el mismo que desea que nosotros hagamos cuando Pablo dice: Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.” Igual al que Jesús recetó a aquel hombre que deseaba la vida eterna, veamos en Marcos 10:21Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz.” Luego, estamos hablando de un sacrificio vivo y santo tomando nuestra cruz. ¿Qué significa todo esto? Significa claramente que vamos a entregar nuestra vida a Dios, como está escrito en Mateo 10:39El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.”

Dios quiere un sacrificio como su Hijo Jesucristo, él quiere que nuestro cuerpo de carne muera y que nazcamos de nuevo, y no es que vamos a ser crucificados, sino que vamos a terminar nuestra vida carnal para iniciar una vida espiritual. Pablo lo dice asi: Colosenses 3:5-11 “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno, donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.” Porque no vamos a olvidar que Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza cuando dijo: Génesis 1:26Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.” Y ya hemos visto que Jesús es ese hombre a su imagen y semejanza como lo dice en Hebreos 1:2-4 “en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos.”

En otras palabras, todos que hemos nacido bajo la naturaleza pecaminosa de Adán, tenemos que morir en la carne y ser convertidos a hijos de Dios como Jesús para que seamos hijos y herederos como él, Romanos 8:17Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.”¿Notó esto ultimo? “si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.” Y Pablo agrega esto otro: Romanos 6:4Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.” Luego, estamos hablando de morir en la carne, sino de cambiar la naturaleza pecaminosa de Adán por una nueva en Cristo agradable a Dios.

El plan de la salvación de Dios para con nosotros incluye una muerte carnal y un nacimiento espiritual como lo dijo Jesús en Juan 12:24De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.” Quien también dice: 1 Juan 3:8v “El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.”
Así que hermanos, nuestro camino es la muerte carnal para un nacimiento espiritual y poder constituirnos hijos de Dios. Jesús lo dijo a Nicodemo, un principal de los judíos diciéndole: Juan 3:7No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.” Juan 3:8El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.” Dios es espíritu y requiere que nosotros seamos espíritu también, Juan 4:23Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.”

Si no morimos en la carne y no nacemos en el espíritu no podemos ver el reino de Dios. Lucas 9:27Pero os digo en verdad, que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que vean el reino de Dios.” Juan 3:3Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.”

Posiblemente ya haya surgido la pregunta de rigor: ¿Cómo es que morimos y volvemos a nacer? ¿Es algo que está en nuestras manos hacer? Realmente no está en nuestras manos el poder hacerlo en beneficio propio, pero si está en nuestras manos el colaborar con Dios en hacerlo para beneficio de otros. Pablo dice: 1 Corintios 3:9Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.” 2 Corintios 6:1Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios.” Se trata de sembrar el espíritu en los hombres en la misma forma que se siembra una semilla en la tierra. Esta analogía de Dios es la mas clara explicación como es que se produce el milagro de la conversión a Cristo de los hombres pecadores. La semilla es la palabra de Dios, nosotros los pecadores somos el campo de labranza, Jesucristo es quien habla, sus palabras son espíritu y verdad y además contienen vida eterna, de modo que lo que Dios ha diseñado es que hablemos sus palabras (prediquemos) a los oídos de los inconversos y el milagro lo hará Dios al sembrar el espíritu de Jesucristo en el corazón del pecador. Lucas 8:11Esta es, pues, la parábola: La semilla es la palabra de Dios.” Juan 3:34
”Porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla; pues Dios no da el Espíritu por medida.” Juan 6:63El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.” Mateo 13: 37 Respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre.” Esas palabras son las que vamos a hablar al predicar. Marcos 16:15Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.”

El sacrificio nuestro es abandonar la carne y vivir en el espíritu, es ver para arriba a Dios y dejar de ver para abajo al mundo y al diablo, es escuchar a Dios y obedecerle para poner oídos sordos al diablo. Es seguir a Jesús camino al Padre. Es abrir los ojos y ver la luz, es pasar de muerte a vida. Es dejar de pecar para vivir santamente. Eso es lo que Jesús comenzó a predicar cuando dijo: “Arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado.” ¿Cuál es el papel del pecador o inconverso? Es solamente escuchar el evangelio y entenderlo. Mateo 13:23Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.”

Por Victor Manuel Castro Chinchilla, Junio 2008.










About these ads

junio 29, 2008 - Posted by | Estudios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: